presentació Àrea de Cultura i Patrimoni del Consell Insular de Formentera


Save this PDF as:
 WORD  PNG  TXT  JPG

Tamaño: px
Comenzar la demostración a partir de la página:

Download "presentació Àrea de Cultura i Patrimoni del Consell Insular de Formentera"

Transcripción

1

2

3

4 presentació Els dies 26, 27 i 28 de setembre de 2014 la Sala de Cultura de Formentera va acollir un acte de primer ordre en el camp de la recerca arqueològica a la nostra comunitat autònoma: les VI Jornades d Arqueologia de les Illes Balears. Aquest congrés bianual, organitzat per la Secció d Arqueologia del Col legi Oficial de Doctors i Llicenciats en Filosofia i Lletres i en Ciències de les Illes Balears, arribava així, per primera vegada des del seu inici l any 2006, a Formentera. De les cinquanta-set comunicacions previstes en el programa, quatre derivaven directament d'intervencions portades a terme a Formentera. En aquesta illa, l aprovació de la revisió de les Normes subsidiàries i del Catàleg del patrimoni cultural, el 30 de setembre de 2010, va suposar un abans i un després en la documentació i l estudi del territori des del punt de vista del patrimoni arqueològic, amb l adopció d un protocol per a la realització d intervencions preventives davant qualsevol indici de resta arqueològica, tant en sòl urbà com, sobretot, en sòl rústic. A més a més, també s han de tenir en compte els tres projectes de recerca arqueològica tramitats com a intervencions programades que s han autoritzat des de 2012 i que avui per avui encara es troben en desenvolupament, dos d ells centrats en la prehistòria i un en l època romana. La Llei 12/1998, de 21 de desembre, del patrimoni històric de les Illes Balears, incideix no només en la protecció i en la conservació del patrimoni cultural, sinó també, en la investigació i en la difusió. Certament, la recerca i la transmissió del coneixement són dos esglaons indispensables per poder posar en valor el patrimoni històric, sense els quals la protecció i la conservació no tendrien cap sentit. Per aquest motiu, quan la Secció d Arqueologia del Col legi va plantejar al Consell Insular de Formentera la proposta de realitzar-hi les VI Jornades, des d aquesta administració no només es va valorar com una opció, sinó gairebé com una obligació, entenent que es contribuiria a organitzar un fòrum científic de notable rellevància, encaminat a difondre els resultats de les darreres recerques en arqueologia desenvolupades arreu dels territoris que conformen les Illes Balears. La publicació de les comunicacions presentades durant les VI Jornades, recollides per escrit en aquest volum en el qual també col labora econòmicament el Consell Insular de Formentera, constitueixen una altra via per contribuir a la difusió del coneixement científic del patrimoni arqueològic de les nostres illes i, en definitiva, a aproximar-lo més a la ciutadania perquè pugui apreciar el seu valor com a testimoni del nostre passat. Àrea de Cultura i Patrimoni del Consell Insular de Formentera

5 pròleg És tot un plaer poder presentar aquesta publicació com un recull dels articles presentats a les VI Jornades d'arqueologia de les Illes Balears duites a terme a l'illa de Formentera durant els dies 27, 28 i 29 de setembre de l any 2014, fruit de la reunió d'un nombrós i actiu conjunt de professionals del món de l'arqueologia vinguts de totes les Illes Balears, de diversos punts de la península i també de diferents Universitats d'europa. La Secció d'arqueologia del Col legi Oficial de Doctors i Llicenciats en Filosofia i Lletres i en Ciències de les Illes Balears, qui té la responsabilitat i el plaer d'organitzar aquestes jornades d'arqueologia autonòmiques amb caràcter biennal, ha contat aquest any amb el recolzament econòmic i una magnífica predisposició en tots els aspectes del Consell de Formentera, a qui volem donar les gràcies per l'ajuda prestada, la seva col laboració i, sobretot, per obrir les portes de la seva illa a un projecte com aquest, que intenta consolidar les bases per a posar en comú la tasca arqueològica i la difusió en favor d'una creixent i acurada professionalització de l'arqueologia. Formentera ens ha envoltat com a un marc idoni per exposar els estudis més adients i actuals de l'arqueologia de les nostres illes que conformen l arxipèlag Balear. La present publicació ha estat possible gràcies a la voluntat, entusiasme i esforç d'un conjunt de persones que han oferit amb il lusió el seu temps i tots els recursos disponibles al seu abast. Les jornades i la publicació de les seves actes s'han materialitzat baix la coordinació de les sotasignants en representació de la Secció d'arqueologia i de Jaume Escandell, en representació de l'àrea de Patrimoni del Consell de Formentera. Però si des de les primeres Jornades realitzades a Manacor (Mallorca) l'any 2006 impulsades per l'arqueòloga municipal Magdalena Salas, hem arribat fins el dia d'avui ha estat també gràcies a l'empenta donada per tots els seus assistents i, en especial, als seus participants qui ofereixen els resultats de les seves investigacions per tal de fomentar la molt necessària tasca de difusió del nostre patrimoni arqueològic. A aquelles primeres jornades que semblen quedar llunyanes es va iniciar un aventura amb 12 comunicacions, a les II Jornades diutes a terme a Felanitx es va augmentar la participació fins a 16 comunicacions, seguides per les III Jornades realitzades a Maó on es varen presentar 23, a les IV Jornades celebrades a Eivissa el nombre de comunicacions va arribar fins a 36 i finalment a les V Jornades celebrades a Palma el 2010 es varen presentar 44 comunicacions amb un èxit de participació mai vist a les anteriors que arribava fins als 90 autors. L'augment paulatí i consecutiu de participació d'unes jornades a les següents és un clar èxit que ens ha conduit fins a les presents. Actualment hem contat amb la participació de 99 autors que varen presentar 55 comunicacions a Formentera, d'entre les quals s'han presentat per a formar part de la publicació de les Actes un total de 45 articles que engloben des de la prehistòria fins als nostres dies amb temàtiques que inclouen projectes d excavacions programades, intervencions d urgència, estudis metodològics, restauració i projectes de difusió. A tots ells, gràcies per la feina i dedicació demostrada, i gràcies també als coordinadors predecessors per donar les primeres passes que obrien el camí que avui podem continuar desitjant que sigui llarg a fi de poder fomentar l interès per l arqueologia, lluitar per una professió digna i de qualitat i potenciar el respecte pel patrimoni arqueològic que ens envolta com a llegat històric i cultural dels nostres antecessors. Antonia Martínez Ortega i Glenda Graziani Echávarri

6 SUMARI LOS ENTERRAMIENTOS PROTOHISTÓRICOS EN CAL DE LAS ISLAS BALEARES: CREMACIÓN O INHUMACIÓN?... Mark Van Strydonck, Louise Decq, Tess Van den Brande, Mathieu Boudin, Damià Ramis, Herlinde Borms, Guy De Mulder EVOLUCIÓ DE LES COMUNITATS PREHISTÒRIQUES I PROTOHISTÒRIQUES I TRANSFORMACIÓ DEL PAISATGE AL NORD-EST DE L ILLA DE MALLORCA. PROJECTE D ESTUDI I RESULTATS PRELIMINARS... Jordi Hernández-Gasch, Marc Llobera, Antoni Puig Palerm QUÉ ALTURA TENÍA LA TAULA DE TORRE D'EN GALMÉS? Vicente Ibáñez Orts ES ROSSELLS: AHIR I AVUI... Bartomeu Salvà Simonet, Christoph Rhinne, Dario Weiss, Paloma Salvador, Alejandra Galmés, Javier Rivas, Xisco Bergas, Rafel Font, Celia González, Marion Déprez. ANÁLISIS DE ELEMENTOS DECORATIVOS EN CERÁMICAS POSTALAYÓTICAS DE MALLORCA... Dario Weiss, Daniel Albero Santacreu MENORCA TALAIÒTICA. CANDIDATA A PATRIMONI MUNDIAL... Joana Gual, Simon Gornés LA COVA DES FUM (LA MOLA, FORMENTERA). DEL DESCOBRIMENT A LA INDIFERÈNCIA: INVESTIGACIONS A UN JACIMENT OBLIDAT... Ricard Marlasca, Josep Mª López Garí RESULTATS PRELIMINARS DE LA INTERVENCIÓ A L ESPAI ENTORN DEL TALAIOT QUADRAT DE S HOSPITALET VELL (MANACOR, MALLORCA)... Magdalena Salas, Damià Ramis SOBRE UN POSIBLE SANTUARIO CON ELEMENTOS FENICIOS EN EL CENTRO GEOGRÁFICO DE MENORCA: MONTE TORO... Joan C. de Nicolás Mascaró EL YACIMIENTO PÚNICO-EBUSITANO DE SA GALERA (CAN PASTILLA PALMA)... Ramón Martin Gordón, Jorge Argüello Menéndez, Silvia Jovani Martin POZO Y JARRA FUNERARIA EN EL ISLOTE DE SA GALERA (CAN PASTILLA PALMA)... Ramón Martin Gordón, Jorge Argüello Menéndez ANÁLISIS DE DISTRIBUCIÓN ESPACIAL DE LA CERÁMICA DEPOSITADA EN EL ÁMBITO FUNERARIO DEL TURRIFORME ESCALONADO DE SON FERRER (s.vi a.c.)... Manuel Calvo Trias, Jaume García Rosselló, Daniel Albero Santacreu APROXIMACIÓN A LA EXPLOTACIÓN DE LOS RECURSOS VEGETALES EN CAP DE BARBARIA II: RESULTADOS PRELIMINARES... López-Dóriga, I., Picornell, Ll.,Camarós, E., Cueto, M., Teira, L., Sureda, P. ELS INICIS DE LA METAL LURGIA A LES ILLES BALEARS: EINES, OBJECTES O MAGIA?... Salvà Simonet Bartomeu LES EXCAVACIONS ARQUEOLÒGIQUES AL PATI DAVANTER DEL CERCLE 7 DE TORRE D EN GALMÉS (MENORCA)... Martí Carbonell, Borja Corral, Antoni Ferrer, Carmen Lara, Joaquin Pons, Irene Riudavets, Carlos de Salort ESTUDIO GEOARQUEOLÓGICO DEL YACIMIENTO DE NA GALERA (MALLORCA-ESPAÑA)... Mercedes Alvarez Jurado-Figueroa, Pedro A. Robledo Ardila, Agustín Fernández Martínez, Carlos Alvarez Jurado-Figueroa TROBALLA DE MINERAL D ARSÈNIC AL JACIMENT INDÍGENA DEL TURÓ DE LES ABELLES (SANTA PONÇA, CALVIÀ, MALLORCA)... Joan Camps Coll ( ), Antoni Vallespir Bonet UNA FOSSA D' INHUMACIÓ ARCAICA A LA NECRÓPOLIS DEL PUIG DES MOLINS (EIVISSA)... Jordi H. Fernández, Ana Mezquida, Benjamí Costa CULTURAS ARQUITECTÓNICAS PÚNICAS. MENORCA COMO LABORATORIO DE ANÁLISIS... Fernando Prados Martínez, Helena Jiménez Vialás, Joan C. de Nicolás Mascaró, José Javier Martínez García, Octavio Torres Gomariz

7 SUMARI MATERIALS ROMANS DES VELAR DES CUÏTOR (SENCELLES, MALLORCA). RESULTATS D UNA EXCAVACIÓ PREVENTIVA... Josep Avellà Lliteras COMERCIO DE VINO TARRACONENSE EN MENORCA. NUEVAS APORTACIONES DE LA EPIGRAFÍA ANFÓRICA... Joan Carles De Nicolás, Piero Berni, Élise Marlière, Josep Torres Costa MATERIALES Y NIVELES DE ÉPOCA ANTIGUA DE LA INTERVENCIÓN ARQUEOLÓGICA REALIZADA EN LA CASA DE CULTURA, CALLE RAMON LLULL Nº 3 DE PALMA (ISLA DE MALLORCA)... María José Rivas Antequera, Mateu Riera Rullan, Damià Ramis Bernad PRIMERA APROXIMACIÓ A LA CERÀMICA DE LA VIL LA ROMANA DE SON SARD (SON SERVERA-MALLORCA)... Mateu Riera Rullan, Beatriz Palomar Puebla, Francisca Cardona López, Sebastià Munar Llabrés UNA APROXIMACIÓN A LA PRAXIS FUNERARIA EN LA EBUSUS DE LOS SIGLOS II A VIII A PARTIR DEL YACIMIENTO DE VÍA PÚNICA 34 Y JOAN PLANELLS 3... Glenda Graziani, Juan José Marí Casanova, Maria Llinàs REIVINDICACIÓN DE LOS ANTIGUOS GRABADOS DE LOS HIPIGEOS PREHISTÓRICOS DE MENORCA: DIODORUS, BONITAS, HONORIUS Y LA CUEVA DE LAS CABEZAS DE TORO... Joan C.de Nicolás Mascaró, Vicente Ibáñez Orts, Pere Arnau, Mónica Zubillaga. NOVETATS I REVISIONS DE INSCRIPCIONS ROMANES DE LES ILES BALEARS... Marc Mayer GLI SPECCHIETTI PLUMBEI DELLE ISOLE BALEARI... Giulia Baratta NOVES ACTUACIONS ARQUEOLÒGIQUES AL PORT DE PORTO CRISTO. RESULTATS DE LA CAMPANYA DE PROSPECCIÓ I SONDEJOS SUBAQUÀTICS DEL Sebastià Munar, Albert Martín, Mateu Riera Rullan, Joan Santolària LA CRISIS DEL SIGLO III Y LAS ISLAS BALEARES... Isabel Busquets Porcel, José Miguel Rosselló Esteve LOS OFICIALES BIZANTINOS EN LAS ISLAS... José Miguel Rosselló Esteve EL VIDRIO DE ÈPOCA ANDALUSÍ: PROBLEMÁTICA Y BASES PARA SU ESTUDIO EN LAS BALEARS... Miquel Àngel Capellà Galmés, M. Magdalena Riera Frau SETTLEMENT OF IBIZA, SPAIN: FROM ROME TO ISLAM THE BIOLOGICAL EVIDENCE FROM THE DENTITION... Girdwood, L.K.; Langstaff, H.; Kranioti, E.F. - The University of Edinburgh UNA INSCRIPCIÓN ÁRABE SOBRE EL ASA DE UN ÁNFORA TARDOANTIGUA HALLADA EN FORMENTERA... Antoni Ferrer Abárzuza, Glenda Graziani, Virgilio Martínez Enamorado. PRIMERS RESULTATS DE L ACTUACIÓ ARQUEOLÒGICA SUBAQUÀTICA PREVENTIVA SUBSIDIÀRIA DEL PROJECTE DE DRAGAT A LA ZONA PRÒXIMA A LA BASE NAVAL I COS NOU DEL PORT DE MAÓ... Sebastià Munar, Joan Santolaria, Montserrat Anglada PROYECTO ARQUEOLÓGICO EN ISLA DEL REY... Amalia Pérez-Juez, Ricardo Elia, Paul Goldberg, Alexander Smith RESULTATS DEL SEGUIMENT I DE L'EXCAVACIÓ ARQUEOLÒGICA D'URGÈNCIA PORTATS A TERME A L ESGLÈSIA DE SANTA MAIA DE MAÓ... Antoni Ferrer Rotger, Montserrat Anglada Fontestad CRANIAL VARIATION OF THE IBIZAN POPULATIONS... Elena F. Kranioti, Julieta G. García-Donas, Helen Langstaff. Edinburgh Unit for Forensic Anthropology, SHCA, University of Edinburgh 273 ELS AMICS DELS CLOSSOS DE CAN GAIÀ, UNA VESSANT SOCIAL EN LA PROTECCIÓ I DIFUSIÓ DEL PATRIMONI... Miquel Angel Vicens i Siquier, Pere Bennàssar Bennàssar, Bartomeu Salvà i Simonet 369 VÍA PÚNICA 34 AND JOAN PLANELLS: DEMOGRAPHIC STUDYOF TWO CEMETERYPOPULATIONS FROM IBIZA... Julieta G. García-Donas 285 PROPUESTA METODOLÓGICA PARA EL ESTUDIO DE MARCAS DE CANTERO A PARTIR DE LA INVESTIGACIÓN EN EL BALUARD DEL PRINCEP (PALMA, MALLORCA)... Antonia Martínez Ortega 377

8 SUMARI APROXIMACIÓ A LES ESTRATÈGIES DE CATALOGACIÓ D ELEMENTS PATRIMONIALS ARQUEOLÒGICS A MALLORCA Raquel Barceló Expósito LA CONSERVACIÓ PREVENTIVA DE BÉNS MOBLES EN INTERVENCIOS ARQUEOLÒGIQUES TERRESTRES. PRIMERS AUXILIS... Laia Fernández Berengué. Helena Jiménez Barrero PRIMERES TASQUES DE CONSOLIDACIÓ AL POBLAT DE CAP DE BARBARIA II (FORMENTERA). LES ACTUACIONS A L ÀMBIT 9... Sureda, P., Camarós, E., Cueto, M., Teira, L., Munar, M., Burgaya, B. University of Edinburgh INTERVENCIONES DE CONSERVACIÓN Y RESTAURACIÓN EN EL YACIMIENTO DEL ISLOTE DE SA GALERA... Silvia Jovani Martin

9 UNA APROXIMACIÓN A LA PRAXIS FUNERARIA EN LA EBUSUS DE LOS SIGLOS I A VII d.c A PARTIR DEL YACIMIENTO DE VÍA PÚNICA 34 Y JOAN PLANELLS 3. Glenda Graziani Juan José Marí Casanova Maria Llinàs La aparición de necrópolis urbanas en la isla de Ibiza es una constante desde los albores de la práctica de la arqueología de urgencia, ya en los años 70. En este artículo presentamos los resultados de dos excavaciones preventivas realizadas en sendos solares de la ciudad de Ibiza que aportan información sobre la praxis funeraria entre los siglos I y VII d.c. Dichos solares tienen fachada a la calle denominada vía Púnica, distan entre sí unos 135 m y, como veremos, forman parte de la misma necrópolis (Imagen 1). Imagen 1. Vista aérea de los solares situados en la vía Púnica de Ibiza El primer solar intervenido, en el año 2003, es el que se sitúa más hacia levante, en la calle Joan Planells 3, haciendo esquina con la vía Púnica. Este solar fue objeto de dos campañas de excavación preventiva, la más extensa tuvo lugar en el 2003 mientras que en el 2007 se realizó otra intervención de menor entidad. El solar de la vía Púnica 34, situado al oeste del anterior, se excavó en el año Los hallazgos efectuados en estos enclaves resultan de gran interés ya que aportan datos que permiten conocer mejor el desarrollo del área periurbana de la ciudad, en este caso condicionada por la proximidad de la necrópolis del Puig des Molins. En este sentido, en ambos solares se documentó un esquema similar de organización espacial que está articulada por la presencia de un camino flanqueado por un gran muro. En la campaña realizada en el año 2003 en el solar de Joan Planells, se localiza por primera vez dicha estructura que consiste en un muro de gran potencia construido con sillares de piedra caliza de grandes dimensiones (0 75 cm. de anchura por 0 60 cm. de altura y 0 80 cm. de longitud), y que presenta un esmerado trabajo de aparejo, hecho a un solo paramento. El muro recorre el yacimiento de Este a Oeste, dibujando una ligera curva en el extremo este. En este solar, el muro está dividido en tres tramos por causa de dos discontinuidades o cortes, uno de ellos fruto de la pérdida del registro arqueológico debido a la acción humana, probablemente en época reciente. El otro, en cambio, situado más al este, parece corresponder a un acceso monumental. Este acceso, de grandes dimensiones, se evidencia por la existencia de goznes para la colocación de una puerta en uno de los sillares, por el hallazgo de una bisagra y por el desarrollo de un pavimento perfectamente definido que acota y define el acceso. La funcionalidad de este muro sería la de delimitar el perímetro de la necrópolis del Puig des Molins, al menos por el sector norte (Imagen 2). El pavimento documentado junto al muro constituye asimismo un camino, la base está compuesta por un rudus de piedras y por encima de aquel se observa una capa muy compacta de tierra apisonada mezclada con cal y fragmentos cerámicos. 235

10 Imagen2. Planta y vista aérea del yacimiento Joan Planells 3

11 Lo más interesante de este pavimento es que no sólo se observa en la zona de acceso sino que este se prolonga acompañando el muro en su recorrido longitudinal a lo largo del yacimiento. Posteriormente, cuando se excavó el solar de la vía púnica 34 se halló este mismo esquema de camino y gran muro asociado. Este espacio urbano, vertebrado por dicho camino, a partir del siglo I d.c. es empleado como área sepulcral. De esta forma, en el yacimiento de Joan Planells encontramos una gran cantidad de enterramientos que mayoritariamente se hallan amortizando las edificaciones documentadas en este espacio, incluso las zonas de tránsito y acceso. Por tanto, la cronología inicial de esta necrópolis en base a la correlación estratigráfica respecto al abandono de los edificios, ha sido fijada entre finales del siglo III e inicios del IV d.c. En cuanto al área de necrópolis debemos destacar que, entre las dos fases de la intervención, se excavaron hasta 54 tumbas, que contenían un total de 64 individuos.la tipología sepulcral registrada es muy variada, por un lado, se documentaron enterramientos en fosa simple, un total de 32 sepulcros que representan el 59,25% del total (Imagen 3). Dichas fosas se hallaban excavadas en la tierra pese a que también se documentaron fosas que rompían los pavimentos de opus signinum de los espacios, una vez amortizados. Estas fosas algunas veces aparecían más elaboradas, como es el caso de la UE 304, cuyas con paredes se hallaban revocadas mediante una argamasa de mortero de cal. En algunas ocasiones se hallaron las cubiertas de las fosas, estas estaban realizadas con diferentes materiales como losas de marés, tegulae o bloques reutilizados. Otra tipología de estructura sepulcral documentada son los enterramientos en cista, constituyen el 36,36% con un total de 20 estructuras. Las cistas están realizadas principalmente con losas de marés trabadas con pequeñas piedras o incluso con argamasa de cal. Además, se documentan dos ejemplares de cistas cuyos laterales y cubiertas son de tegulae (Imagen 4). Imagen 3. Detalle de las fosas documentadas en el yacimiento de Joan Planells 3 Imagen 4. Detalle de las cistas documentadas en el yacimiento de Joan Planells 3 237

12 De la misma manera fueron exhumados otros ejemplares realizados mediante muros de mampostería. En algunos casos, en el interior de las cistas se documentaron clavos de hierro que corresponderían a un ataúd de madera en el que irían colocados los cuerpos. Por otro lado, hay dos ejemplares, un 3,63% del total, que debido al mal estado de conservación del entorno no se pudo discernir la tipología de la estructura funeraria. Los enterramientos infantiles en este sector de la necrópolis se dan principalmente en cista, aunque en un caso se documentó un enterramiento en ánfora, práctica muy común en época tardoantigua. En cuanto a la orientación de las sepulturas, contamos con 10 estructuras que se orientan en sentido norte-sur, es decir, un 18,51%. Otras siete, cuentan con una orientación que es una variación de la anterior, entre los ángulos norte y noreste a suroeste, sin determinarse una alineación estandarizada entre ellos, constituyen el 12,96%. Dentro de los sepulcros generalmente se hallaba un individuo, situado en posición de decúbito supino. En casi todos los casos la cabeza está orientada hacia el sur, excepto en dos de ellos. Finalmente, el grupo mayoritario lo componen aquellos enterramientos orientados siguiendo el eje este-oeste, un total de 32 que constituyen el 59,25 %, en este caso la colocación de la tumba está bien estandarizada sin detectarse variables. El inhumado también se halla en posición de decúbito supino y la cabeza tiende a colocarse en el extremo oeste, sin embargo se da algún caso aislado en el que la cabeza está hacia el este. El empleo de ataúdes está constatado en algunos de los sepulcros, ya sea en cista como en fosa. Asimismo, la posición en que se hallaron los esqueletos, en decúbito supino con los brazos alargados sobre el cuerpo o sobre el pubis, presuponen el uso de sudarios que envolverían el cadáver en el momento de su inhumación. Los objetos que acompañan a los individuos en los enterramientos son los elementos que marcan una pauta en cuanto a la práctica ritual. En la necrópolis se hallaron diversos objetos rituales o personales que también permiten dotar de un marco cronológico al conjunto de la necrópolis. Por un lado, se hallaron algunos sepulcros que contenían únicamente objetos rituales, en concreto monedas, 8 de los 54, por tanto el 14,81 %, éstas consisten en numerario cuya cronología abarca los siglos III y IV d.c. Otras 3 sepulturas, 7,40%, contenían junto al cuerpo jarritas o lucernas, la tumba 349, por ejemplo, en la base de la cista, junto a los pies, presentaba un objeto ritual que consistía en una jarrita, la morfología de la misma es de cuerpo globular, cuello cilíndrico y borde exvasado, presenta una decoración incisa polilineal que alterna meandros y bandas horizontales, se trata de una forma asimilable a la RE- 0305d. La cronología de esta pieza se ajusta a un periodo de la segunda mitad del s VI y VII d.c. En la cista contigua, la UE 348, junto al cráneo se halló una jarrita completa, se trata de una variante de las producciones bizantinas de segunda mitad del VI dc y el VII denominada RE-0204, subtipo b. En último lugar, el finado del sepulcro 340 fue enterrado junto a una lucerna, se trata de un ejemplar asimilable al tipo Atlante X A2, cuya cronología es del 400 al 700 d.c. (Imagen 5) Los enterramientos también pueden ir acompañados de otros elementos rituales no estandarizados como las monedas o jarritas, son en este caso objetos personales que posiblemente pertenecieron al individuo inhumado. El cuerpo del individuo enterrado en la UE 348 estaba acompañado de ciertos objetos personales, en este caso en la tierra que rellenaba la cista, envolviendo el esqueleto, se hallaron cuentas de collar, algunas amatistas, tres cornalinas y diversas cuentas de pequeño tamaño que parecen estar hechas de pasta vítrea. Además, se recuperaron diversos objetos metálicos como dos anillos de plata, una moneda, una pequeña argolla de bronce y tres clavos de bronce y hierro, indudablemente se trata de objetos de adorno personal empleados en vida por la persona que ocupa dicha tumba. En otros enterramientos anexos se hallaron elementos personales que ayudan a caracterizar cronológica e ideológicamente a este conjunto de sepulturas. Una de ellas, le UE 330, presentaba algunos objetos muy significativos para la comprensión del proceso evolutivo que se da en la praxis ritual que envuelve la muerte. Se trata de un collar realizado con cuentas de cornalina, alternada con diminutas cuentas de crisopás. Junto a este conjunto se encontraba una cruz griega de plata con un botón en la cruceta. Esta pequeña pieza es significativa al carecer de paralelos cercanos. Solo se han podido documentar piezas similares en contextos Bizantinos del siglo VI d.c., concretamente en la ciudad de Constantinopla. 238

13 Imagen 5. Objetos inhumados en los sepulcros UE 348 y 349

14 Imagen 6. Objetos hallados en el sepulcro UE 330

15 El conjunto se completa con cinco apliques de nácar, uno de ellos con forma de luna creciente, denominados lúnulas. Aunque el origen de este tipo de simbología es anterior, son muy habituales en Bizancio, se denominan faleras y simbolizan la metrópoli, junto con la estrella. En baleares ha sido hallado, como mínimo, otro ejemplar muy similar al que aquí se presenta en el yacimiento de Son Peretó y la datación otorgada por los excavadores es de los siglos V-VI d.c (Riera et alii 2012, 80) (Imagen 6). Los primeros enterramientos realizados en este área de necrópolis se inician a finales del siglo III e inicios del IV d.c., momento en que se datan, también, los estratos de abandono de las edificaciones. Dichos enterramientos se colocarían siguiendo el eje norte-sur o noreste-suroeste, aunque también se dan casos de sepulcros situados según el eje este-oeste. La práctica de estos enterramientos se prolonga a lo largo de los siglos IV al V d.c. en base a los objetos rituales inhumados junto a los individuos, principalmente monedas. En el yacimiento de Joan Planells se hallaron 13 monedas de las cuales se han podido reconocer 5, 4 de ellas pertenecen a Claudio II el gótico, y una al emperador Diocleciano, todas ellas de la segunda mitad del siglo III e inicios del IV d.c. Es plausible considerar que una parte de los enterramientos que carecen completamente de depósito funerario se datarían en torno al siglo V d.c, momento en que generalmente se da una absoluta carencia de este tipo de elementos junto a los individuos inhumados, así, al menos, ocurre en otras necrópolis de la isla y de la península. Por otro lado, los enterramientos que se consideran de esta cronología no sólo se ubican en antiguas estancias ya amortizadas, si no que incluso invaden el espacio urbano, como es el camino anteriormente mencionado o la zona de acceso al recinto delimitado. Finalmente, en los siglos VI y VII d.c. se detecta una organización del espacio más ordenada, las estructuras funeraria son del tipo cista y están confeccionadas con losas de marés o bloques de piedra en mampostería. Éstas se orientan siguiendo el eje este-oeste, colocándose la cabeza en el extremo oeste. En 3 de las tumbas de este período se documentaron elementos de adorno personal y jarrita funeraria, destacando el anteriormente mencionado correspondiente a la tumba 330 que junto al cuerpo de un infante de unos 3 años se halló un collar con una cruz de plata y otros adornos realizados en nácar. Este elemento tan característico de la religión cristiana pone de manifiesto la plena vigencia de los símbolos religiosos y muy posiblemente de los ritos funerarios asociados a la misma. En Vía Púnica 34, situada, como hemos comentado, 135 m. al oeste de Joan Planells 3, apareció otro sector de necrópolis. En este caso contamos con un total de 49 tumbas y 51 individuos 1. La orientación de las sepulturas se establece en dos ejes, N- S y O-E. Concretamente, 40 de ellas (81,7%) se orientan en el eje N-S, mientras que un total de 6 (12,2%) lo hace en el eje O-E, finalmente, en las tres inhumaciones restantes (6,1%) no se puede precisar con claridad la orientación de las mismas debido a la escasez de los restos localizados. La orientación de los sepulcros en estos ejes se da en otras necrópolis del ámbito romano, estableciendo a grosso modo que la orientación en el eje N-S es más propia de época Altoimperial, mientras que a partir del s. III, probablemente por la generalización de un culto de carácter solar que provoca un cambio en la orientación, ésta pasa a disponerse en el eje O-E. La orientación hace referencia a la posición de las inhumaciones, no a la posición de la cabeza, ya que, aunque lo más habitual es que se halle orientada al N y al O respectivamente, no es extraño localizar algunas inhumaciones con la cabeza orientada al S o al E. Todos estos aspectos del gesto funerario pueden observarse en la necrópolis de Vía Púnica 34 (Imagen 7). Respecto a la tipología de las sepulturas, la mayoría de ellas, 34 del total (69,4%), son cistas de losas de piedras y piedras irregulares, enlucidas con mortero de cal en su interior; Además, dos sepulcros (4,1%), son de igual factura que las anteriores pero aún conservan sus cubiertas, consistentes en losas de marés y piedras calizas de gran tamaño. Asimismo, encontramos 12 tumbas en fosa simple, excavadas en el substrato vegetal, que representan el 24,5% del conjunto. Finalmente, cabe mencionar que una de ellas, la UE 91, consistía en la reutilización de una estructura previa que presentaba una solera de opus signinum. Las sepulturas de cista con cubierta sólo se encuentran en la orientación N-S, mientras que las otras dos tipologías se dan indistintamente en los dos ejes. Mención aparte merecen; Por un lado, la UE 70, de cista de losas de piedra, donde se localizó un fragmento de pavimento de opus signinum reutilizado como parte de la cista; Y, por otro, la UE 92, una fosa simple que acoge a un neonato, donde se documentó otro fragmento del mismo material junto a un gran fragmento de ánfora colocados a modo de lecho de la inhumación. 1 Para observar la disposición de los sepulcros y los restos óseos, así como las orientaciones y tipología de las sepulturas vid. Imagen 7, Planimetría de la necrópolis de Vía Púnica

16 Imagen 7. Planta general del yacimiento de la vía Púnica 34

17 En cuanto a la disposición de los esqueletos, 42 de los 51 individuos inhumados (82,4%) se encontraban en posición de decúbito supino, indistintamente de la tipología de la sepultura o de la orientación de la misma. Generalmente aparecían los cuerpos alargados, con diferentes posiciones en los brazos, mayoritariamente también alargados, cruzados sobre el pubis o sobre las caderas. Por otra parte, se documentaron cinco inhumaciones (9 8%) donde los restos esqueletales se hallaban removidos en el interior de los sepulcros; En una de ellas (UE 98) el inhumado había sido movido, probablemente a causa de una acción de expolio; Además, cabe mencionar que en dos de estos casos (UE 111 y 104) los huesos fueron retirados para realizar una inhumación posterior en la misma sepultura (UE 110 y 112 respectivamente). Esta práctica constituye una práctica habitual ampliamente documentada en otras necrópolis de este periodo) y, generalmente, se ha interpretado que la utilización de una misma sepultura por más de un individuo es debida a la existencia de una relación de parentesco entre los difuntos; En este sentido, en otra tumba, afloraron 2 individuos (UE 47 y 47b) cuyos restos óseos se hallaban removidos en ambos casos. Aparte de las tres mencionadas, se localizó otra sepultura con dos individuos en su interior, así, el sepulcro contaba con un adulto (UE 103) y un neonato (UE 103b). En este caso el enterramiento de los difuntos debió llevarse a cabo a la vez o en un corto espacio de tiempo ya que ambos esqueletos, pese a ser escasos y estar muy mal conservados, permiten aseverar que se hallaban intactos y en posición de decúbito supino. Asimismo, cabe mencionar que en una de las sepulturas (UE 91) el esqueleto presentaba una posición de decúbito lateral y en otras tres (UE 29, 67 y 99) no se ha podido establecer la disposición del mismo debido a la escasez de restos localizados. Por último, es interesante la localización de dos sepulcros contiguos de cista de losas de piedra (UE 42 y 43), uno de ellos cubierto, en los que no se localizó ningún resto óseo. Este hecho podría deberse a la total desaparición de los esqueletos por un proceso de descomposición, o bien podría tratarse de dos enterramientos de carácter simbólico, interpretándolos, de esta forma, como cenotafios. Por otra parte, en el interior de 23 sepulturas se han localizado clavos de hierro alrededor de los esqueletos, lo que sugiere la utilización de ataúdes, dado que este tipo de clavos unirían la madera que conformaba la estructura de los féretros. Esta práctica se realiza indistintamente en cualquiera de las tipologías descritas anteriormente, así como en los dos ejes de orientación. De igual manera, la utilización de ataúdes se realiza en ambos sexos y en todos los grupos de edad. En dos de estos sepulcros, las UE 28 y 34, el escaso número de clavos localizados (2 y 1 respectivamente) no permite asegurar la presencia de un ataúd, por lo que su presencia podría deberse a algún tipo de gesto simbólico. En el resto de sepulturas no se ha localizado ningún clavo, por lo que, en principio, se descarta la presencia de féretros en el interior de las mismas. De la misma forma, en un total de 8 sepulturas se han hallado tachuelas de hierro, interpretadas como los restos del calzado denominado caligae (Imagen 8, 9). De las 49 tumbas, 35 (71,4%) presentaban algún tipo de objeto inhumado junto a los individuos. Respecto a los objetos hallados en el interior de los sepulcros, en primer lugar cabe hacer mención de diversos objetos de carácter personal que acompañaban a los restos óseos (Imagen 8, 1-8). En este sentido han aflorado cuatro anillos, un collar, cuatro fíbulas y dos alfileres de bronce, 2 collares de cuentas y piedras preciosas, un botón y un Acus crinalis de hueso, así como tres pendientes y un anillo de plata, etc. Es relevante comentar que no se han detectado usos diferenciados por género en todo este tipo de elementos, dándose tanto en hombres como en mujeres indistintamente. En cuanto a los objetos de carácter ritual inhumados junto a los restos esqueletales, cabe mencionar, en primer lugar, cuatro piezas de cerámica (Imagen 9); Un ungüentario de pasta alóctona (UE 33); Una jarrita Mayet 20 del siglo I (UE 72); Una lucerna (UE 114), que según la sistematización de Deneauve correspondería al tipo VIIB, del siglo II, cuyo disco muestra la representación de una crátera con dos racimos de uva, iconografía que, según Bailey, también pertenecería al mencionado siglo. Sin embargo, según la clasificación de Dressel, se correspondería con el tipo 26, cuya cronología se sitúa entre finales del siglo II y comienzos del III, este dato entraría en concordancia con la moneda que contenía el sepulcro, un numerario de la época de Septimio Severo; Y, finalmente, una lucerna de infundibulum rectangular (UE 42), incompleta, cuya decoración, muy desgastada, recuerda motivos de época púnica. Esta lucerna, unida a dos monedas y 7 clavos 243

18 Imagen objetos personales inhumados de VP 34, 9 (arriba) clavos del ataúd (abajo) tachuelas para calzado

19 Imagen 9. Objetos rituales inhumados en la necrópolis

20 de hierro, fueron halladas en una de las tumbas que podrían ser interpretadas como cenotafios. Este hecho implicaría que se llevó a cabo un ritual funerario completo, incluso introduciendo un ataúd en el interior del sepulcro, pese a no contar con la presencia física del individuo protagonista del sepelio. También puede observarse la posibilidad, como apuntábamos anteriormente, que los restos del individuo se hayan descompuesto. En este sentido, las UE 29, 67 y 99 son un claro ejemplo de la desaparición casi total de un individuo por el paso del tiempo, dado que apenas restaban algunos pocos huesos incompletos en sus sepulcros. Otro elemento destacable serían los ungüentarios de vidrio (Imagen 10). Aflorando en un total de 9 sepulcros. El lugar donde se colocan éstos en el interior de la tumba no es homogéneo, así, pueden aparecer en la cabecera, los pies o la zona central de la tumba sobre el individuo inhumado. La forma más habitual de las piezas halladas se correspondería con la forma Isings 82; A1, A2 y B2, del siglo II, pese a que también se ha detectado un individuo de tipología Isings 12, enmarcado cronológicamente entre el siglo I y el II. Imagen 10. Detalle de algunos sepulcros y los respectivos ungüentarios de vidrio. Mención especial merecen dos espejos votivos de plomo aflorados en sendas tumbas de dos féminas (UE 34 y 48), aparecidos uno sobre el hombro y otro justo debajo del cráneo de las difuntas. Se trata de unos espejos con marco de plomo y un pequeño cristal en su interior que fueron presentados en una publicación reciente (Marí, JJ. et alii, 2014). Por último, se han hallado un total de 32 monedas situadas en 23 sepulcros, las cuales constituyen un objeto habitual las inhumaciones de este período y se suelen interpretar como el peaje que se debe pagar al barquero Caronte para llegar al Elisio. Éstas se hallaban situadas siempre en la mitad superior del sepulcro, tanto junto a la cabeza, como el torso, como alrededor de las manos. La mayoría del numerario se hallaba en muy mal estado de conservación, no obstante, han podido detectarse una moneda de Tiberio (14/37), otra de Marco Aurelio ( ) y una de Iulia Domna, la esposa de Septimio Severo cuyo reinado se produjo entre el año 193 y el 217. En el sector de la necrópolis documentado en Vía Púnica 34 la totalidad de las tumbas quedan enmarcadas cronológicamente entre los siglos I-III, pese a que, en un primer momento, sin haber realizado el estudio del material exhumado, se alargó la cronología de las mismas hasta el siglo IV (Llinàs et alii 2009: 82-85), hecho plenamente descartado tras el análisis pormenorizado de dichos materiales. En este mismo orden, cabe mencionar un grupo de ocho tumbas situadas al norte del camino, en la esquina suroeste de la necrópolis, todas ellas ocupadas por féminas, donde afloraron los anteriormente mencionados espejos votivos de plomo, dado que la cerámica fragmentada recuperada en tres de ellas (UE 31,32 y 33) mostraba incongruencias. Al analizar los materiales recuperados en esas sepulturas, quedó patente que los materiales fragmentados no eran fiables para dotarlas de cronología, debido a que ese material contenía numerosas intrusiones, incluso de época medieval, probablemente producidas al construir los cimientos del edificio que se derrumbó antes de realizar la intervención arqueológica, ya que éste apoyaba directamente sobre las UE 31, 32, 33 y 34. Sin embargo, al descartar la cerámica fragmentada, teniendo tan sólo en cuenta los materiales asociados a los enterramientos, la cronología de las mismas ha podido encuadrarse en el siglo II (Marí, JJ. et alii, 2014) A modo de conclusión, cabe resaltar que ambos yaci- 246

21 mientos constituyen un unicum, se trata de una necrópolis vertebrada en torno a un camino de llegada a la urbs, justo enfrente del gran recinto del Puig des Molins, el cual todavía se hallaba en uso durante la época Altoimperial. La cronología de las inhumaciones de Vía Púnica 34 se enmarca entre los siglos I-III, mientras que la de Joan Planells 3 se hallaría entre los siglos III-VII. En este sentido, puede hablarse de una tendencia de la orientación de las tumbas, con clarísimas excepciones, más habitualmente alineadas en el eje N-S entre el siglo I y el III, mientras que la orientación E-W, sería la más usual entre el siglo III y el VII. Probablemente, producido por una progresiva introducción del cristianismo. Así, la necrópolis muestra una evolución que puede asimilarse a los grandes procesos históricos acaecidos en la isla. De este modo, a través de la organización espacial del recinto funerario podríamos inferir que en los momentos en que el poder político-religioso es más fuerte, suele estar normalmente acompañado por un período en el que la economía está bien afianzada. Este orden económico y social se traduciría en la organización del espacio funerario, así ocurre, por ejemplo, en vía Púnica 34 entre los siglos I y III d.c y en Joan Planells nº 3 para época Bizantina. Donde se puede comprobar que se da una mayor organización en las orientaciones y colocaciones de los sepulcros respecto a otros períodos. Sin embargo, se ha detectado que, entre finales del siglo III y finales del siglo V, con la crisis del Imperio romano y la pérdida de la mitad occidental del mismo, el espacio funerario se vuelve un tanto caótico, con reutilizaciones y destrucción de sepulcros, así como muy poca organización en cuanto a la colocación de las tumbas y muy poco cuidado con las orientaciones. Asimismo, es en ese momento cuando parece amortizarse el camino que bordeaba la necrópolis, hecho que indica un desuso acusado de áreas urbanas incluyendo infraestructuras viarias. Entre los siglos VI y VII d.c. parece que vuelve a haber una mayor organización en los espacios funerarios así como una mayor meticulosidad respecto a la orientación, en este caso, E-W. Este hecho podría adscribirse a la restauratio del Imperio Bizantino en las islas. El mismo proceso puede observarse en los objetos inhumados con los individuos. Así, en época Altoimperial, más del 70% de las tumbas contienen algún tipo de objeto, mientras que entre los siglos III-V éstos disminuyen hasta el 25 % del interior de los sepulcros, para volver a emerger con más calidad y abundancia durante la época bizantina. Nos encontramos, probablemente, ante una necrópolis que acoge a individuos de clase social baja, donde destaca la ausencia de cremaciones, de ajuares prominentes y de inscripciones, detalles bastante bien documentados en la vecina necrópolis de Puig des Molins, por lo que, tal vez, nos hallemos ante el lugar donde se enterraban las clases bajas de la sociedad ebusitana que vivían en la propia ciudad en época Altoimperial. Posteriormente, parece que los enterramientos se van acercando cada vez más al núcleo urbano de Ebusus, tal vez por la reducción del tamaño del mismo, con el abandono de las estructuras periféricas e incluso los caminos de llegada a la urbs, por lo que entre los siglos IV y V se pierde la entidad y la organización de la necrópolis, para llegar a un pequeño resurgimiento económico y social, ya en época Bizantina que, al menos, puede observarse en la necrópolis de la calle Joan Planells-3. BIBLIOGRAFÍA BAILEY, D.M. (1988): A Catalogue of the Lamps in the British Museum, Roman Provincial Lamps, British Museum Publications. BELTRÁN, M (1990): Guía de la cerámica romana, Pórtico, Zaragoza. CASTÁN, C. (2002): Las monedas Imperiales Romanas y Bizantinas, Siglo XXI, Madrid. DENEAUVE, J. (1969): Lampes de Carthague, Centre National de la recherche scientifique, París. DRESSEL, H. (1889): Lucernae formae, CIL (Corpus Inscriptiones Latinarum), XV, II, 1 (Inscriptiones Urbis Romae Latinae. Instrumentum Domesticum), Berlín. ESQUEMBRE BEBIA, M.A.; GRAZIANI ECHÁVA- RRI G.; et alii 2005: Excavacions arqueològiques en un solar del carrer Joan Planells (Eivissa). Fites, 5. Eivissa, pp GRAZIANI ECHÁVARRI, G. 2004: Noves dades arqueològiques del pla de Vila a l'antiguitat: excavacions d'urgència al carrer ant cristòfol durant l'any Revista Fites, 2, Eivissa,

22 ISINGS, C. (1957): Roman Glass from dated finds, Archaeologica Traiectina, II, Gröningen. ISINGS, C. (1971): Roman Glass from Lindburg, Archaeologica Traiectina, IX, Gröningen. LLINÀS RIERA, M.; MARÍ CASANOVA, JJ. (2009): La intervenció arqueològica a la via púnica, 34. Vestigis de la ciutat d Eivissa en època Antiga, Quaderns d Arqueologia Ebusitana 1, Intervencions 2008, Consell d Eivissa, pp MARÍ CASANOVA, JJ.; GRAZIANI ECHÁVARRI, G.; SUREDA TORRES, P.; LLINÀS RIERA, M. (2014): Espejos votivos en plomo de la necrópolis romana de Vía Púnica 34, (Ibiza), In Amicitia, Miscel lània d estudis en homenatge a Jordi Fernández, T.M.A.I. nº 72, Ibiza, pp MORIN-JEAN, M. (1977) [1913]: La Verrerie en Gaule sous l Empire Romain, Nogent-le-roi. PADRINO FERNÁNDEZ, S. 2005: Una aproximación a la circulación monetaria en Ebusus en época romana, T.M.A.I. nº 55, Ibiza. RIERA, M;CAU, M.A; SALAS, M. (coords.) 2012:Cent anys de Son Peretó: descobrint el passat cristià, Mallorca. 248

23 I es. Manacor. Setembre 2006 II es Felanitx. Novembre 2007 III es Menorca. Octubre 2008 IV es Eivissa. Octubre 2010 V es Palma. Setembre 2012 VI es Formentera. Setembre 2014

24

SitemapDownload ringtone | Alice in Wonderland | World of Dance