TEMAS DE ECONOMÍA MUNDIAL


Save this PDF as:
 WORD  PNG  TXT  JPG

Tamaño: px
Comenzar la demostración a partir de la página:

Download "TEMAS DE ECONOMÍA MUNDIAL"

Transcripción

1 CENTRO DE INVESTIGACIONES DE LA ECONOMÍA MUNDIAL TEMAS DE ECONOMÍA MUNDIAL NUEVA ÉPOCA (II) No. 2 / JUNIO 2002 LA HABANA, CUBA

2 Consejo de Redacción Osvaldo Martínez, Director Ramón Pichs, Jefe de Redacción Mario Fernández, Editor Diseño y Distribución Ivette Miranda Rosa M. Cabrera Héctor Álvarez Centro de Investigaciones de la Economía Mundial (CIEM) Calle 22 No. 309 entre 3ra. y 5ta. Avenida, Miramar, Habana 13, C.P , CUBA Teléfonos: (53 7) y Fax: (53 7) Dirección Electrónica:

3 CONTENIDO Página 1 La coyuntura económica de los Estados Unidos a principios 4 del 2002 Faustino Cobarrubia Gómez 2. Cinco preguntas sobre el Euro 12 Jourdy Victoria James Heredia 3. Balance de las economías del Caribe Insular 23 José A. Quintero Gómez 4. Apuntes sobre la participación de los países subdesarrollados en el comercio mundial 39 Jonathán Quirós Santos 5. Principales tendencias de la Ayuda Oficial al Desarrollo 50 Roberto Smith Hernández 6. Comentarios sobre el libro Globalización, crecimiento y pobreza, del Banco Mundial (2002) 61 Ramón Pichs Madruga 3

4 Centro de Investigaciones de la Economía Mundial 1 La coyuntura económica de los Estados Unidos a principios del 2002 Faustino Cobarrubia Gómez Investigador del CIEM Tras la recesión que comenzó, de manera oficial, en marzo del 2001, la economía de Estados Unidos parece entrar en la recuperación desde el cuarto trimestre del mismo año cuando el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) se situó definitivamente en 1,7% frente a una caída de 1,3% en el trimestre anterior. El aumento de 5,8% registrado por la economía estadounidense durante los tres primeros meses del presente año 2002 sugiere la reafirmación de la tendencia hacia la reanimación del país. La inversión productiva en nuevas plantas y equipos continuó cayendo en el primer trimestre del 2002, aunque muy ligeramente. En opinión de algunos especialistas esta es una buena señal de la vitalidad de la economía estadounidense, que ha sido fuertemente afectada por las drásticas reducciones en las compras de computadoras y otras inversiones empresariales. La actividad manufacturera aumentó durante marzo por segundo mes consecutivo, lo que aporta, según un grupo de industriales, mayores evidencias de que el sector se está recuperando del frenazo de un año y medio. Las inversiones de las empresas en estructuras, equipos y software disminuyeron en un 5,7% en los primeros tres meses de este año, tras haber caído un 13,8% en el cuarto trimestre. Muchos economistas privados han indicado que el fin del 2001 es el período en que la economía de Estados Unidos parece haber empezado a dar un giro hacia la recuperación. La aplicación de una política monetaria plenamente expansiva salta a primera vista como uno de los factores que están en la base de este rápido e inesperado proceso recuperativo. La Reserva Federal, a lo largo del 2001, redujo las tasas de interés en 11 ocasiones consecutivas, cuatro de ellas después de los atentados terroristas del 11 de septiembre. La tasa de interés en Estados Unidos está ahora en el piso histórico de 1,75%. 4

5 Estos sucesivos recortes lograron mantener activo el mercado inmobiliario, no tanto por la estimulación de las nuevas compras como por facilitar la refinanciación de los créditos hipotecarios. Muchos estadounidenses han aprovechado las bajas tasas de interés para recortar sus deudas o mantener sus niveles de consumo. El índice de solicitudes de refinanciamiento subió 22,6% en el mes de octubre del 2001, su nivel más alto desde que se inició la cobertura en enero de La actividad del sector de bienes raíces constituye un componente clave en el desempeño de la economía de Estados Unidos y representó más del 90% de crecimiento del PIB durante el segundo trimestre del Los expertos calculan que estas operaciones de refinanciamiento han liberado entre y millones de dólares, dinero que ha ido a parar a los bolsillos de los ciudadanos estadounidenses, dispuesto a ser gastado. Como el consumo no decayó de forma rápida y abrupta, sobre todo con posterioridad al 11 de septiembre, tampoco lo hizo la actividad crediticia. Esta comenzó a reanimarse en agosto del 2001, después de retroceder en junio del propio año por vez primera en cuatro años. En buena medida, gracias a ello, los gastos de consumo personal crecieron 6,1% y 3,5% en el cuarto trimestre del 2001 y durante el primer trimestre del 2002, respectivamente. El consumo de bienes no duraderos se incrementó 8,4% en los tres primeros meses del año en curso el mayor desde una expansión de un 8,9% en el segundo trimestre de , comparado con 2,5% durante el trimestre anterior. El gasto en bienes de consumo duradero (creció en 39,4%), especialmente la venta de automóviles, registró niveles récord entre octubre y diciembre. Las tres grandes fabricantes de autos de Detroit (General Motors, Ford y Chrysler) lanzaron simultáneamente campañas de promoción de ventas a plazo sin intereses, que devinieron excelente catalizador para los consumidores estadounidenses ante el temor generado por la incertidumbre económica. Las empresas han recortado sus existencias por cinco trimestres consecutivos, pero en el primer trimestre del 2002 lo hicieron a una velocidad mucho menor (36,2 mil millones de dólares) que durante el tercer y el cuarto trimestres del 2001 (61,9 y 119,3 mil millones de dólares, respectivamente). La producción puede aumentar cuando las empresas comienzan a depender menos de los inventarios existentes para satisfacer la demanda de sus clientes. El cambio en los inventarios adicionó 3,10 puntos porcentuales al crecimiento del PIB en el primer trimestre del presente año. Otro elemento que contribuye a explicar la aparente salud de la primera economía del planeta, es la reactivación de la política fiscal. El presupuesto de la 5

6 Centro de Investigaciones de la Economía Mundial administración Bush para el año fiscal 2002, que comenzó en octubre del año anterior, aumentó hasta 1,96 millones de millones de dólares. En el primer trimestre del 2002 el gasto público en consumo e inversión aumentó 12,4% - el mayor incremento desde , comparado con 11,4% en el cuarto trimestre. La iniciativa presupuestaria incluyó la reducción de impuestos por 1,6 millones de millones de dólares a lo largo de 10 años. Las transferencias personales, incluido el pago de impuestos decrecieron de 137,2 mil millones de dólares en el cuarto trimestre del 2001 hasta 87,8 mil millones de dólares en el primer trimestre del 2002, una reducción superior al 35%. El ingreso personal disponible se incrementó en un 10% hasta alcanzar los 198,3 mil millones de dólares en los tres primeros meses del 2002; contra una disminución de 8,1% (141,9 mil millones de dólares) en el trimestre anterior. A raíz de los atentados terroristas del 11 de septiembre y de la agudización de la recesión, se adicionó un paquete de estímulos fiscales con el triple objetivo de: restablecer la confianza de los consumidores, alentar la inversión y ayudar a los damnificados. El paquete total de ayuda sumó alrededor de 100 mil millones de dólares. En esta perspectiva keynesiana de estímulos para la demanda y la producción se inscribe también el incremento de los gastos militares asociado al conflicto en Afganistán, a la lucha contra el terrorismo y al reforzamiento de la seguridad interior. Los gastos de defensa nacional crecieron 19,6% entre enero y marzo del actual año, muy superior al registro de 9% observado tres meses antes. En contraste, las erogaciones no asociadas a la defensa prácticamente no han aumentado en lo que va del año 2002 (0,2%), frente a un dinamismo de 16% en el cuarto trimestre del Más aún, se hicieron otras propuestas, entre las que sobresalen las siguientes: rebajas fiscales para los niveles de renta más bajos; elevación del salario, ampliación del plazo en el que los desempleados pueden percibir subsidios (de 23 a 39 semanas), y beneficios fiscales para las ganancias de capital. Desde el punto de vista externo, no es posible olvidar entre los factores que han favorecido el cambio positivo de la tendencia económica, el comportamiento de los precios del petróleo, que ha contribuido de manera importante a la contención de la inflación. En el 2001 los precios de la energía en Estados Unidos cayeron un 13%. Aunque en el primer trimestre de este año los precios mundiales del hidrocarburo observaron una tendencia creciente, se mantuvieron dentro de niveles racionales para la economía norteamericana. El precio del hidrocarburo osciló entre los 18 y 23 dólares el barril, muy lejos del límite de 30 dólares permisible para la economía estadounidense sin levantar el fantasma de la inflación 6

7 Asimismo, habría que considerar dentro de los factores externos estimulantes del crecimiento económico el desfase cíclico de Estados Unidos en relación con el resto de las principales potencias capitalistas. La crisis crónica que padece la economía japonesa y el lento y vacilante crecimiento de los países de la Unión Europea ha conducido a una sobrevaloración del dólar norteamericano, y por consiguiente alientan las inversiones extranjeras en Estados Unidos. Sin embargo, las perspectivas futuras de la economía de Estados Unidos en el corto-mediano plazo no son muy claras. La incertidumbre reina en la situación económica actual y previsible del país. En este sentido, sobresale el hecho de que en medio de estas señales de recuperación, el desempleo ha continuado aumentando hasta 6% en abril del 2002, y se espera que llegué hasta 6,5% en los próximos meses. Al propio tiempo, se ha acumulado un endeudamiento desmedido de las familias y compañías norteamericanas, cuyos préstamos en muchos casos rebasan ya su capacidad real de pago y tienen como principal garantía el valor artificial de las acciones que poseen. La deuda de los hogares estadounidenses absorbía a finales del 2001 más del 92% de su ingreso disponible; mientras que en el caso de las empresas las obligaciones contraídas superaban el 100% del PIB estadounidense, es decir más de 10 millones de millones de dólares. Otro de los problemas se vincula a la progresiva disminución de la tasa de ahorro de las familias norteamericanas (ahorro personal como porcentaje del ingreso disponible), la cual aunque se ha reanimado en el transcurso del 2002 continúa en el bajo nivel de 2.1%. Lo más inquietante es que más del 60% del ahorro personal de los estadounidenses está actualmente colocado en la ruleta de la economía casino. Habría que mencionar como lógica expresión del desahorro interno los persistentes desbalances en el sector externo de la economía de Estados Unidos, que tras alcanzar niveles récord en el año 2000 se mantuvieron elevados durante el En este último año el déficit comercial externo norteamericano se ubicó en 346 mil millones de dólares, mientras el desequilibrio en cuenta corriente superó los 375 mil millones de dólares. El Fondo Monetario Internacional (FMI) ya sonó la campana de alarma sobre estos déficit, que en la actualidad requieren una entrada de mil 500 millones de dólares por cada día laborable, y que de no ser frenados llegaran al 5.0% ó 6.0% por ciento del PIB en el En otras palabras, durante ese año, al ritmo actual, para financiar su déficit de la cuenta corriente Estados Unidos necesitará del 10 por ciento de todos los ahorros mundiales y con el sistema bursátil en el estado actual y las tasas de interés tan bajas no será fácil atraer esos capitales. 7

8 Centro de Investigaciones de la Economía Mundial La acumulación e intensificación de todos estos desequilibrios apuntados hasta aquí, de una u otra forma tienen como punto de partida y de llegada la bolsa de valores y su concomitante proceso especulativo. En efecto, se ha alimentado una enorme burbuja financiera, a través de un irracional proceso especulativo en la bolsa de valores. La búsqueda de altos márgenes de ganancia de forma fácil y rápida favorecida por los adelantos tecnológicos, los cambios institucionales y la abundante entrada de capitales foráneos intensificó el traslado casi masivo de las compañías y consumidores estadounidenses hacia los mercados financieros, sobre todo hacia la compraventa de acciones, creando una enorme brecha entre el alto dinamismo de ese mercado y el resto de la actividad económica. A comienzos del año 2000 los hiperinflados precios de las acciones habían aumentado la capitalización del mercado bursátil hasta 17 millones de millones de dólares. Hoy, el capital financiero norteamericano maneja una masa de dinero tan colosal, que supera ampliamente el valor de lo que se produce en bienes y servicios en el país. El esperado ajuste hace algún tiempo comenzó a producirse, y la pérdida de ingresos por concepto de la depreciación de títulos de valor en los 18 meses contados hasta finales de septiembre del 2001 resultó equivalente al 75% del Producto Interno Bruto (PIB) de Estados Unidos, una proporción mayor que la correspondiente a la pérdida registrada después del crack de El problema consiste en que esta fiebre especulativa ha estado montada sobre el peligroso efecto confianza, que a partir de la percepción rosada del futuro de la economía y de la creencia en que la euforia bursátil iba a continuar ilimitadamente, estimuló (y estimula) no sólo el gasto relacionado con el consumo sino también la inversión financiera. Las históricas quiebras que se han suscitado en los últimos meses han causado un estremecimiento en el sistema bursátil de Estados Unidos. La bancarrota de Enron, la principal compañía energética del mundo ( millones de dólares de activos), que protagonizó la mayor suspensión de pagos de la historia del país, con indicios de fraude contable y peligrosas ramificaciones políticas, constituye el caso más trascendente. El monumental escándalo de la que hasta hace poco tiempo había sido la niña bonita de Wall Street, desplomó la capitalización bursátil de Enron de más de 77 mil millones de dólares a los actuales 500 millones. Los empleados y 4500 jubilados de la empresa, cuyos ahorros estaban depositados en acciones de Enron, asistieron impotentes al desplome de la cotización (una acción vale ahora unos pocos centavos frente a 85 dólares un año atrás). En contraste, los principales ejecutivos de Enron habían liquidado sus inversiones en la empresa, 8

9 justo antes de que reventara la crisis, y se habían embolsado un total de más de mil millones de dólares. El síndrome del caso Enron, al plantear el temor de que haya otras empresas que pudieran haber realizado maniobras contables para ocultar problemas en su situación financiera, ha castigado con fuerza la confianza de los inversores y los ahorradores en las empresas y en las instituciones encargadas de vigilarlas. Se vaticina que esos temores podrían perjudicar las cotizaciones bursátiles de empresas que tienen estructuras corporativas complejas. En lo que va del presente año otras grandes compañías han corrido igual suerte que Enron. Kmart, la segunda cadena de tiendas de grandes superficies de Estados Unidos con 252 mil empleados y más de 2 mil establecimientos, presentó en enero suspensión de pagos por 17 mil millones de dólares, la mayor de la historia del sector en Estados Unidos. La compañía Global Crossing escenificó durante el mismo mes la cuarta mayor bancarrota en Estados Unidos por valor de activos ( millones de dólares) y una de las más importantes en el sector de las telecomunicaciones. Los desastres financieros del sector de las tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC) se suceden y sólo se vislumbra salvación mediante una reestructuración gigantesca, según algunos analistas. Las ganancias de las empresas del sector descendieron en 6,3% y existe preocupación por la pobre perspectiva de un retorno a márgenes de ganancia adecuados, por los sistemas contables que ocultaron la verdadera situación de muchas empresas, y por la deuda que arrastran en tan mala coyuntura. En el sector de las tecnologías de la información y las comunicaciones sólo el 60% de las plantas está produciendo, y el 40% restante permanece parado. Para absorber esa capacidad inutilizada será necesario un tiempo relativamente largo. Por otra parte, dentro de este inventario de problemas está la conducta irresponsable seguida por los bancos norteamericanos y extranjeros. Los bancos otorgaron créditos dispendiosamente, violando las reglas más elementales y aceptando como casi único aval los títulos bursátiles. En particular, los préstamos sindicados (los concedidos por tres o más bancos por un valor superior a los millones de dólares) en el tercer trimestre del 2001 alcanzaron un volumen récord de 431 mil millones de dólares, un crecimiento de 13% con relación a los tres meses anteriores. Sin embargo, desde 1998 se ha percibido un deterioro en la calidad de este tipo de créditos, un problema que afecta a casi todos los sectores (excepto a la salud). Según algunas estimaciones, los créditos sindicados fallidos que pueden provocar pérdidas a los acreedores aumentaron un 5,7% en el 2001 hasta alcanzar los 120 mil millones de dólares. 9

10 Centro de Investigaciones de la Economía Mundial Los bancos estadounidenses han llegado al extremo de conceder préstamos a personas dudosas que por sus características o su historial crediticio no encuentran financiación en ningún lugar (emigrantes, ciudadanos en bancarrota, entre otros). El negocio consiste fundamentalmente en cobrar elevados intereses y comisiones aún mayores. Estos préstamos denominados subprime han crecido desde los millones de dólares a principios de los noventa a más de 430 mil millones de dólares en la actualidad, lo que equivale al 10% de todos los préstamos hipotecarios estadounidenses. Todo parece indicar que este sector enfrentará en cualquier momento un empeoramiento abrupto y sustancial de la calidad crediticia, lo cual afectaría a los grandes bancos de Estados Unidos que son los más comprometidos. Algunas de estas instituciones han creado filiales especializadas en este segmento, y otras como Chase Manhattan o Citigroup, han comprado directamente negocios ya en marcha. Hace poco en un informe del Fondo de Garantía de Depósitos se señalaba que 8 de los 22 bancos que han quebrado desde 1997 tenían en su cartera un gran número de préstamos subprime. En síntesis, las perspectivas de la economía norteamericana continúan signadas por la incertidumbre, porque como bien reconoció el propio Alan Greespan "...sigue siendo incierto el grado de fortaleza de las inversiones de capital y el gasto de los hogares". El endeudamiento y la especulación, que se perpetúan como las vías esenciales para alimentar el consumo y estimular la economía de Estados Unidos en un contexto de aumento del desempleo, constituyen una bomba de tiempo, que ya ha tenido explosiones parciales en los casos de quiebras de compañías gigantes, cuyo emblema es el escándalo de Enron. 10

11 Bibliografía Periódico El País Lunes, 7 de enero de 2002 Sábado, 12 de enero de 2002 Jueves, 31 de enero de 2002 AFP. Tomado de Panorama Mundial. (1999) Refuerzan expectativas de que no subirán las tasas de interés, Washington, Agosto 16. (2001) Indicadores EEUU no señalan recesión, Nueva York, enero 25. (2001) Greespan dice que ralentización no ha terminado en EEUU, Nueva York, enero 10. (2001) GM, Ford y Chrysler se ajustan el cinturón para sortear el parón de la economía de EEUU., Chicago, enero 8. ANSA (2001). El Foro de Davos descarta una recesión mundial por la desaceleración en EEUU., Davos, enero 26. Arrighi, Giovanni (1994) The long twentieth century. Money, power and the origins de our times, Ed. Verso, Londres. Business Week (1998). Info tech fuels Fed optimism, European men, women on boards, septiembre 18, Ed. Mc Graw Hill Companies. Council of Economic Advisers (CEA), Economic Report of President, Washington D.C., enero. El Economista (2000). El milagro económico de Estados Unidos, Madrid, España, julio, No El País (2001). Política monetaria y cambio de ciclo en Estados Unidos, España, enero 15. Tomado de Internet: Reuters (2001). Greespan ve más señales de desaceleración en Estados Unidos, Washington, enero 21. Tomado de Internet. The Economist : (2000) America s economy. Slowing down, to what?, diciembre (2000) Productivity on stilts. junio 10 U.S. Department of Commerce: (2000) Export America. The federal source for your global business needs, volume 2, No 1, p. 18. (2000) Survey of Current Business, Volumen 80, No 12, diciembre 2000, p. D-51. (2002) Survey of Current Business, (Tomado de internet 11

12 Centro de Investigaciones de la Economía Mundial 2 Cinco preguntas sobre el Euro Jourdy Victoria James Heredia Investigadora del CIEM El lanzamiento del euro ha sido sin dudas un hecho trascendental para la historia monetaria y financiera internacional. Es la primera vez que 12 estados soberanos dejan a un lado su moneda nacional y adoptan una moneda común. No obstante, el nacimiento de la moneda única europea ha abierto un sin número de interrogantes. En este sentido, el presente trabajo tratará de responder algunas de estas preguntas. 1. Cuáles han sido las motivaciones para el euro? Existen dos tipos de razones por las que ha sido introducido el euro. En primer lugar, las de tipo político, las cuales están asociadas al deseo de mantener la paz y la estabilidad en Europa Occidental. Unos años después de finalizada la Segunda Guerra Mundial es cuando renace con fuerza el deseo de una unidad europea con el objetivo de adquirir protagonismo frente a Estados Unidos de América y la Unión Soviética. El total desmoronamiento de Europa permitió dar impulso a la idea de un nuevo ordenamiento europeo, al menos en Europa Occidental. Además, al complejo escenario internacional en el que se origina la Comunidad Europea se agrega la preocupación de los Estados Unidos, del Reino Unido y particularmente del gobierno francés, por lograr un mecanismo que permitiera tener bajo control a Alemania, de la cual se pensaba que dejándola actuar con total independencia era una amenaza potencial para la paz. La propuesta consistía en la integración política y económica de Alemania con otros países europeos, en una sólida y estructurada comunidad europea. El nuevo orden mundial resultante del fin de la Segunda Guerra Mundial favoreció el éxito de la integración europea. En aquella época se destacaron hombres con una visión europeísta como Winston Churchill y Robert Schuman. El primero, 12

13 había planteado en un célebre discurso en 1946, la idea de la creación de los Estados Unidos de Europa. Además, se refirió a que el primer paso en la creación de la familia europea debía ser el establecimiento de una sociedad entre Francia y Alemania. La misión fundamental de la llamada pequeña Europa era coordinar la producción del carbón y el acero y sentar las bases para un futuro mercado común europeo, y constituir, según el criterio de Schuman, el embrión de una futura federación europea que asegurase el mantenimiento de la paz. En segundo lugar, las motivaciones de carácter económico están dadas por el relativamente débil desenvolvimiento de las economías europeas en los últimos 20 años. El término euroesclerosis fue muy socorrido en la década de los 70 y se hizo más persistente en los años 80. La euroesclerosis ha sido consecuencia de la menor cultura empresarial (comparada con Estados Unidos), el escaso avance en la investigación, innovación y el desarrollo, la ausencia de mayor cultura financiera relacionada con los nuevos instrumentos de la globalización financiera y un escaso progreso en cuanto a las tecnologías de la información y las telecomunicaciones. El crecimiento económico de la Unión Europea (UE) ha estado detrás del de los Estados Unidos y Japón (entró en recesión a principios de los noventa y posteriormente, la recuperación ha sido vacilante), la productividad del trabajo ha tenido ritmos de crecimientos muy bajos, en comparación con sus otros dos competidores, y las tasas de desempleo han sido persistentemente altas. 2. Cuáles han sido los principales antecedentes de la creación del euro? La Unión Económica y Monetaria (UEM) viene gestándose desde el propio surgimiento de la UE, no obstante resulta lógico destacar aquellos pasos previos, más importantes, que se dieron en torno a su configuración. El Informe Werner de 1971 establecía un plan de unión monetaria, el cual debía ejecutarse en 10 años. A través de este plan se pretendía la unificación de todas las políticas económicas de los países europeos y la creación de una institución monetaria, la cual finalizaría en 1980 con la creación de la Unión Económica y Monetaria y la adopción de una moneda común. Sin embargo, la crisis del Sistema de Bretton Woods, declarada por la administración norteamericana, impidió que dicho plan fuera cumplido. Evidentemente, esta crisis afectó las bases de funcionamiento del sistema monetario internacional e incidió fuertemente sobre las economías europeas. Estas últimas fueron incapaces de 13

14 Centro de Investigaciones de la Economía Mundial enfrentar los desequilibrios mundiales como resultado de sus diferentes niveles de desarrollo económico. La inestabilidad monetaria internacional en aquel tiempo era tan grande que los países comunitarios de ese momento decidieron disminuir la diferencia de oscilación entre sus monedas a 2,25% como máximo. Este sistema monetario se le llamó la serpiente y se vio reforzado con la creación de la unidad de cuenta europea (ECU) en 1975, la cual actuaba como referencia del margen de fluctuación entre las monedas. De todas formas, como el balance monetario era muy difícil de lograr surge el Sistema Monetario Europeo (SME) en Dicho esquema estuvo conformado por el ECU, mecanismos de créditos y transferencias y de cambio e intervención. El SME constituyó un paso de avance en la búsqueda de estabilidad monetaria en Europa y su saldo fue muy significativo. La aproximación de las tasas de inflación y la utilización de los tipos de interés como un mecanismo para la regulación de los tipos de cambio ayudaron a reducir los movimientos a corto plazo de éstos entre las monedas de los países de la UE. En consecuencia, entre 1979 y 1985 los movimientos fueron dos veces inferiores a los de 1975 a 1979, lo mismo ocurrió de 1986 a Estos avances se convirtieron en determinantes para el logro de la UEM El SME constituyó uno de los logros más sobresalientes del proceso de integración europea, en el sentido de que atenuó los efectos negativos del desorden monetario internacional imperante y coadyuvó a una mayor concertación de políticas monetarias. Sin embargo, las desigualdades en los desequilibrios existentes entre los países comunitarios no se eliminaron y este SME se ha visto sometido a varios realineamientos cambiarios desde su origen. Otro antecedente decisivo en la conformación de la moneda única europea fue el Informe Delors de 1989, cuyo núcleo estaba en lograr la UEM en tres etapas. Estas abarcaban un período de siete años comenzando en 1990 y terminando en Unido a estas etapas, el Tratado de Maastricht de 1992 estableció los criterios de convergencia económica que debían cumplimentar los países para pasar a formar parte de la UEM. Dichos parámetros de convergencia estaban referidos a la estabilidad de los precios, de los tipos de interés, de las tasas de cambio y de las finanzas públicas. En la práctica, al cierre de 1997 sólo tres países de la UE cumplían los criterios de convergencia económica, a saber: Finlandia, Luxemburgo y el Reino Unido. Este último, junto a Suecia, está actualmente fuera del SME. A pesar del establecimiento de todas las anteriores premisas para el exitoso progreso de la UEM en el tiempo y forma planificados, fue muy difícil el tránsito hacia 14

15 dicho objetivo. La UE tuvo que enfrentar un conjunto de obstáculos, que se fueron presentando en este trayecto, los cuales trajeron como consecuencia cambios en los plazos y nuevos procedimientos frente a grandes dilemas. No todos los países tenían condiciones económicas favorables para pasar a la UEM. Desde el inicio de la Comunidad Europea el desarrollo desigual ha estado presente. Por ejemplo, existían (y existen) zonas como el sur de Italia y los demás departamentos franceses de ultramar, donde el grado de desarrollo era claramente inferior al del resto. Con la entrada de Grecia, España y Portugal, la brecha que separaba a los diferentes países se amplió. A pesar de que se han fomentado mecanismos compensatorios para atenuar las diferencias regionales, como los fondos estructurales (Fondo Europeo de Desarrollo Regional, Fondo para la Cohesión Económica, Fondo Social Europeo), el problema de las regiones atrasadas, y también de diferencias entre los países, continúa y parece mantenerse y agudizarse en los próximos años. Las diferencias de ingresos por habitante son considerables; Dinamarca con el ingreso más alto supera en unas tres veces el de Portugal y aproximadamente en la misma proporción al de Grecia. Además, las disparidades regionales son más acentuadas en cuatro países a saber: Irlanda, Grecia, España y Portugal; que están por debajo de la media europea. Las dificultades para la convergencia fueron tales, que el Consejo Europeo decidió aplazar la tercera y última etapa de la UEM para En general, los requisitos de convergencia económica - sobre tipos de cambio, tasa de inflación, tasa de interés, déficit y deuda públicas - se convirtieron en la base de las políticas de ajustes para los países del espacio comunitario, de corte neoliberal más ortodoxo. Los gobiernos europeos priorizaban el cumplimiento de estos criterios monetarios y fiscales sin tener en cuenta los cambios estructurales que deben llevarse a cabo en las economías nacionales europeas. La elección de la convergencia nominal, en detrimento de la real, está fundamentada en elementos políticos y a nuestro entender no resultaría como la mejor opción. En la práctica se eligió la convergencia nominal dadas las urgencias históricas planteadas en las negociaciones. En efecto, la convergencia nominal es un proceso de corto plazo, mientras la real abarca un período más largo. Esta última, medida en términos de renta per cápita o de tasa de desempleo, no experimenta grandes fluctuaciones en períodos cortos. Por el contrario, el acercamiento a los niveles de renta europea se ha hecho de forma progresiva y gradual y, en última instancia, requerirá de una ayuda sustancial de los presupuestos comunitarios para realizarse en el corto plazo. 15

16 Centro de Investigaciones de la Economía Mundial 3. Qué caracterizó la etapa transitoria desde 1999 hasta el 2001? En este período se lanza el euro como dinero electrónico y para las transferencias entre los bancos de los países participantes; las cuentas bancarias y también las tarjetas de crédito comienzan a operar en euros. Se establece el Banco Central Europeo, el cual se hace cargo de la política monetaria, cuyo objetivo es controlar la inflación, la cual no debe exceder el 2% y esto lo realiza a través de los tipos de interés y la oferta monetaria. Al introducirse el euro los bancos emisores nacionales perdieron su autonomía monetaria y pasaron a formar parte del Sistema Europeo de Bancos Centrales. Este último esta constituido por el Banco Central Europeo y los bancos centrales nacionales. A su vez, el Consejo del Banco Central Europeo (quien realmente toma las decisiones en política monetaria) está constituido por los bancos centrales nacionales, el presidente del Banco Central Europeo, el vicepresidente y 4 miembros más del directorio. Además, en esta etapa se establecen los tipos de cambio irrevocables entre las monedas que participaban en la zona del euro. En enero de 1999, el euro nace a una tasa de 1,18 dólares por un euro. En otras palabras, el euro nace sobrevaluado con relación al dólar, sin embargo, para finales del 2001 se cotizaba a 0,887 dólares, es decir, la tasa de cambio del euro cayó aceleradamente frente al dólar. (El País, 2002c) En este desplome de la divisa europea frente al dólar han incidido factores tales como los altos tipos de interés en EE.UU. hasta mediados del 2001, que hicieron que la zona americana resultara más favorable para los negocios que la Unión Europea. Más aún, el débil crecimiento de la zona del euro, y la no-convergencia real de las economías europeas contribuyeron a la baja cotización del euro. 4. Qué características presenta el área del euro? La zona del euro representa un 5% de la población mundial, es decir, abarca más de 300 millones de personas, comparada con EE.UU. (más de 275 millones de personas) y Japón (126 millones de personas) (Temperton, 1998). Desde el punto de vista del PIB mundial, la nueva zona monetaria europea abarca el 22%, algo menor que el de los Estados Unidos (29%) y superior al de Japón (14%) (Temperton, 1998). Teniendo en cuenta el tamaño y la relativa estabilidad de las economías que han adoptado el euro, probablemente aumentará la popularidad de esta moneda como divisa elegida por los inversores en la denominación de activos y su inversión en los mercados valores. De esta forma se diversificarían los riesgos. 16

17 La amplitud de la zona monetaria europea influye en la liquidez del área del euro. Por ejemplo, una moneda para 100 millones de personas es diez veces más líquida que una divisa que es moneda para 10 millones (Mundell, R. 2000). También el área de euro concentra un 15% del comercio mundial, lo que la convierte en el mayor bloque comercial en el ámbito internacional. Las exportaciones de esta área europea significan el 31,2% del total mundial, superior al de EE.UU. (14%) y ampliamente mayor que el de Japón (6,7%), por lo que es probable que el euro desarrolle un papel cada vez mayor en el comercio internacional futuro (Eurostat, 2000). Sin embargo, el 50% de los flujos comerciales globales y el 80% de las transacciones del mercado de valores se realizan en dólares 1. Los activos privados y públicos están nominados principalmente en dólares, incluyendo la mitad de los montos de la deuda de los países subdesarrollados y el 37% de los títulos de deuda internacionales, frente a casi 16% y 34%, respectivamente, para las monedas europeas (FMI, 1997). Por otra parte, los niveles de ahorro como porcentaje del ingreso real disponible en la zona del euro se ubican entre 10% y 12%, superior a las tasas de ahorro en los EE.UU. que se ubican entre 4% y 6% y por debajo de las de Japón, las cuales presentan rangos entre 12% y 14% (Temperton, 1998). Además se puede prever que la tasa de ahorro global de la zona del euro seguirá siendo elevada por dos razones principales: Por un lado, la reducción de los déficits fiscales es un objetivo de los países de la zona, y por otro lado, los hogares deberían incrementar su esfuerzo de ahorro por razones demográficas (envejecimiento de la población y financiamiento de las pensiones). Desde este punto de vista el desarrollo de los mercados financieros ligados a la creación del euro debería estimular la acumulación de este ahorro financiero (Quenan, 2002). Sin embargo, la afirmación anterior se convierte en una gran paradoja para los países europeos ya que el necesario impulso de las inversiones empresariales en el Viejo Continente para reducir su retraso - sobre todo tecnológico 2 - con respecto a EE.UU., pondría en tensión los niveles de ahorro europeo, hasta el punto de implicar importantes déficit en cuenta corriente, y, por consiguiente, un debilitamiento de la moneda europea. 1 Sólo un 30% del intercambio comercial global se realiza en monedas comunitarias. 2 En sectores tales como las telecomunicaciones y la informática, es decir, los llamados sectores de alta tecnología, que son los que garantizarían mayor nivel de vida y crecimiento económico en este siglo. Para que se tenga una idea de ello baste indicar que el aporte del sector de alta tecnología al crecimiento económico de la UE durante la segunda mitad de la década pasada estuvo entre 0,5% y 0,7%. Sin embargo, para el caso de EE.UU. la contribución de las tecnologías de la comunicación y la informática al crecimiento económico en ese mismo período fue superior al 30%. Un dato más claro, de las 50 compañías de productos de alta tecnologías más poderosas del mundo, existen 36 norteamericanas, 9 japonesas y solamente 4 europeas. 17

18 Centro de Investigaciones de la Economía Mundial 5. Cuáles han sido los resultados de la Unión Económica y Monetaria Europea? Los resultados favorables más inmediatos de la llegada del euro para el mundo han sido expuestos y apreciados con claridad. Fundamentalmente, se destacan los asociados a la eliminación de los costos comerciales de las transacciones cambiarias y de los riesgos relacionados con las fluctuaciones de los tipos de cambio intraeuropeos. En efecto, la población europea y turistas no tienen que cambiar sus monedas para visitar diferentes países del área del euro. Los exportadores e inversores desde enero del presente año operan en la Europa del euro en una sola moneda lo que trae como consecuencia un ahorro de costos al operarse en dicho mercado. Sin embargo, el euro también tiene algunos inconvenientes que deberán ser resueltos para el mejor desempeño de la moneda única europea. Lo primero que salta a la vista es el no completamiento del mercado único europeo. En este sentido, la introducción de la moneda única ha significado un paso importante para el funcionamiento del mercado único europeo y, por consiguiente, en el logro de algunas ventajas económicas para el propio proceso. Además, teniendo en cuenta las futuras ampliaciones de la UE, el mercado único presupone una mayor adaptación del espacio comunitario a un área monetaria óptima y por consiguiente contribuir al mejor funcionamiento del euro, lo cual deriva en ventajas económicas y políticas para Europa. Con más de 370 millones de consumidores, el mercado único europeo es el mayor mercado unificado del mundo industrializado. Las empresas pueden ofrecer sus productos y servicios en cualquier punto de la UE y las personas y capitales pueden circular libremente por toda la Unión. Sin embargo, el mercado único europeo no se ha completado todavía. Si bien se han eliminado la mayor parte de las regulaciones, aún quedan algunas restricciones en determinados sectores tales como el transporte aéreo, telecomunicaciones, electricidad y servicios financieros. Además, todavía no ha sido posible suprimir del todo los controles en las fronteras para que todas las personas de la Unión puedan viajar libremente. En algunas de ellas siguen existiendo controles de pasaportes. No obstante, varios Estados miembros han firmado el llamado Acuerdo de Schengen 3 con el objetivo de suprimir totalmente los controles en sus fronteras comunes. 3 Todos los países comunitarios, a excepción de Irlanda y Reino Unido, aprobaron este acuerdo referido a la supresión de los controles fronterizos. Además, países como Noruega e Islandia que no pertenecen a la UE también han planteado incorporarse a este. 18

19 Otro de los problemas asociados con el euro es el referido a los límites del Pacto de Estabilidad y Crecimiento, el cual reduce el margen de maniobra de las políticas fiscales nacionales en caso de recesión o ante la presencia de un declive económico en un determinado país. La llegada del euro parece poner fin a las devaluaciones competitivas y a las políticas expansivas, soluciones utilizadas por muchos países europeos para superar las caídas del crecimiento económico. Desde el nacimiento de la moneda única europea, las crisis que afecten a uno o varios países de la zona del euro no podrán ser resueltas variando los tipos de cambio o incrementando el déficit fiscal. En estas circunstancias, ante los colapsos económicos, los países europeos han optado por aumentar el desempleo, disminuir los salarios o ampliar la flexibilización del mercado laboral. Adicionalmente, persisten las diferencias lingüísticas y culturales, que obstaculizan la libre migración; las diferencias con respecto a la productividad del trabajo y a la estructura sectorial de la producción, etc. Al respecto, la política monetaria de la zona del euro es única y está dirigida por el Banco Central Europeo y la política fiscal esta limitada por los requerimientos del Pacto de Estabilidad. Ambos elementos dejan a los gobiernos europeos con un margen de maniobra muy estrecho para responder ante los problemas económicos que se les presenten. La menor integración de los mercados financieros también podría ser contraproducente para el desarrollo del euro. Esto está en el línea con el mayor desarrollo adquirido por la globalización en su aspecto financiero. La velocidad con que reaccionan los mercados financieros actualmente es mayor que la observada en la década del 30. En el caso de la UE, los mercados de productos están más desarrollados que los de capital y de bonos. Estos últimos se encuentran, actualmente, segmentados dentro de la UE. Los mercados de seguros han progresado muy lentamente en Europa. Al respecto, los acontecimientos financieros internos tienen un impacto fuerte sobre el papel internacional de las monedas nacionales. Cuando los mercados financieros locales no tienen un desarrollo adecuado, los inversores estarían menos deseosos de mantener activos nominados en esta moneda. El avance del mercado estaría determinado por la amplitud de éste y por el rango de instrumentos disponibles en él. La ampliación hacia los países de Europa Central y Oriental constituye un reto para la estabilidad del euro. Obviamente, la ampliación aumentará la heterogeneidad de los intereses en la UE e implicará también presiones a favor de 19

20 Centro de Investigaciones de la Economía Mundial ajustes sectoriales y regionales. Eso exige la aprobación de medidas apropiadas antes de la adhesión. Sin lugar a dudas, el euro esconde una política europea que no es tan coordinada ni muy armónica. También diferentes países de la zona compiten fiscalmente con sus socios, otros se han negado a abrir sus mercados en sectores como la energía y los servicios públicos, y para algunos el éxito de la política monetaria del área del euro abre el camino para otras reformas tales como la ampliación. La caída del euro ha continuado y se ha acentuado desde su aparición en físico. Si en 1999 la divisa europea se cotizaba a 1,18 por dólar, a finales del pasado mes de enero del 2002, la moneda europea se cambió a un mínimo de 0,86 dólares (el nivel más bajo desde julio del 2001). Posteriormente, en los últimos días de abril la cotización subió a 0,9050 dólares (la mayor de los últimos cuatro meses) (EFE, 2002 y El País, 2002). La sustitución de las monedas nacionales por euro se ha desarrollado con rapidez y normalidad. Cerca del 80% de los billetes y del 97% de las monedas necesarias había sido distribuido a las entidades de crédito antes del 1 de enero de 2002, lo que facilitó la operación de cambio. Se imprimieron más de millones de billetes, lo que permitió hacer frente a la demanda sin ningún problema (BCE, 2002). Considerando que en las transacciones la mayor parte de los billetes se ponen en circulación a través de los cajeros automáticos, la rápida adaptación de estas máquinas era crucial para la buena marcha del cambio. En total, tuvieron que ser adaptados más de cajeros automáticos situados en sucursales bancarias y centros comerciales, entre otros lugares (BCE, 2002). Para facilitar el cambio a la nueva moneda fue también fundamental poner en circulación grandes cantidades de billetes de baja denominación (de 5, 10 y 20 euros) a principios del 2002, lo que permitió reducir considerablemente las reservas de efectivo que los vendedores minoristas debían mantener en los primeros días del año. Toda esta organización posibilitó que cuando tan sólo había transcurrido un mes y días de su aparición en físico, más del 95% de las transacciones se estaban efectuando en euros y la adaptación de los cajeros automáticos ya había terminado. En países como Holanda y Alemania, antes del 28 de febrero (día final del período de circulación de las monedas nacionales), el euro se había convertido en la única moneda legal. No obstante, el cambio gratuito de monedas en bancos comerciales fue hasta junio de 2002 (BCE, 2002b). Los billetes en euros tuvieron una acogida favorable también fuera de la zona del euro, especialmente en los países candidatos a integrar la UE. En lo que respecta 20

21 a los bancos centrales situados fuera de la zona, 26 de estas instituciones, pertenecientes, principalmente, a países de Europa central y oriental, el Mediterráneo y África, recibieron billetes anticipadamente. Sin embargo, los costos totales del cambio (transportación, seguridad, entrenamiento, ajuste de software, entre otros) se han estimado en miles de millones de euros. Por ejemplo, en España la empresa telefónica ha realizado cuantiosas inversiones para adaptar sus cabinas al euro, más aún cada banco español ha gastado un millón de pesetas por sucursal para acondicionar los sistemas informáticos y los cajeros automáticos. El costo también está siendo cargado por vendedores y clientes, ya que si bien los billetes son idénticos para toda la zona, las monedas tienen una cara común y otra nacional. Esto conlleva hacia la confusión a algunas personas, ya que se encuentran circulando más de 100 tipos de monedas (12 series de ocho monedas emitida por cada país miembro más las del Vaticano). La introducción del euro ha venido acompañada de cierta elevación del nivel de precios en algunos productos. Se incrementaron los niveles de precios para los establecimientos gastronómicos, panaderías, verduras, entre otros. Además, el redondeo al alza en el cambio de las nuevas monedas ha aumentado los precios. Lo cierto es, que la inflación está amenazando a la zona del euro. La depreciación de la moneda europea con respecto al dólar si bien por un lado ha empujado el crecimiento económico de la Unión Europea, por otro pudiera tener efectos adversos tales como el aumento de los precios de importación. Desde que el proyecto del euro entró en vigor se ha observado que el crecimiento económico en la zona del euro ha sido inestable. En 1999 el incremento estuvo muy por debajo de los crecimientos experimentados en la Unión Europea desde En el 2000 se obtuvo un aumento de 3,3%, sin embargo, según estimados, el pasado año el crecimiento se desaceleró a 1,5% (BCE, 2002a). Particularmente, en Alemania, que representa el 30% de la economía del área de euro, el crecimiento ha sido negativo en los últimos tres trimestres. La crisis en la primera economía de Europa se agudizó a raíz de los atentados terroristas de 11 de septiembre pasado en los Estados Unidos. En el presente año el índice de desocupación ascendió hasta 10,4% en enero, es decir, más de cuatro millones de personas están desempleadas (El País, 2002a y El País, 2002b). Alemania y Portugal ya han sido advertidos, por parte de la Comisión Europea, de sus elevados déficit públicos, los cuales podrían hacer retroceder los pasos dados en busca de una estabilidad fiscal en la Unión Europea. De acuerdo con las cifras más recientes, el déficit fiscal de la locomotora alemana se ubicó en 2,7% del PIB en el 2001; está muy cerca del límite de 3% que determina el Pacto de Estabilidad (BBC, 2002). 21

22 Centro de Investigaciones de la Economía Mundial Las perspectivas de euro, al menos a corto plazo no parecen ser muy positivas. Las elevadas tasas de inflación y a una política monetaria restrictiva por parte del Banco Central Europeo se convierten en un gran dilema para la joven moneda europea. En última instancia, lo que está en duda es el crecimiento económico de esas naciones y, por consiguiente, la estabilidad del euro. Bibliografía EFE, 2002: Cable EFE, 29 de abril, Francfort. BCE, 2002: Informe del Banco Central Europeo, Informe anual del año Capítulo VI Introducción, producción y emisión de los billetes en euros, Marzo 2002, BCE, 2002a: Informe del Banco Central Europeo, Informe anual del año 2001 Evolución económica y política monetaria, Capítulo I, marzo 2002, BCE, 2002b: Banco Central Europeo, Nota de Prensa, 25 de enero del El País, 2002: Periódico El País, 26 de enero, 2002, España, El País, 2002a: Periódico El País, 14 de enero, 2002, España, El País, 2002b: Periódico El País, 6 de febrero, 2002, España, El País, 2002c: Periódico El País, 17 de diciembre, 2001, España, Estay, J. y Sotomayor, H. 1992: El desarrollo de la Comunidad Europea y sus relaciones con América Latina, Benemérita Universidad Autónoma de Puebla y UNAM, México. CEPAL, 1995: La política comercial de la Unión Europea: entre la Política Estratégica de Competencia Global y la Política Externa y de Seguridad Común, Santiago de Chile, Mayo Temperton, 1998: The euro, Compañía de Investigación Independiente, Inglaterra, Segunda Edición, Mundell, R. 2000: "The euro and the stability of the international monetary system" en The euro as stabilizer in the international economic system, (editado por Robert Mundell and Armand Clesse), Kluwer Academic Publishers de Boston, Dordrecht and London Quenan, 2002: El euro y su impacto en las relaciones UE - América Latina., 2001, Evento Internacional de Globalización en Cuba. Europa, 2002: Eurostat, 2000: BBC, 2002: BBC Mundo, Economía, 27 de febrero del 2002, Internet. 22

23 3 Balance de las economías del Caribe Insular José A. Quintero Gómez Investigador del CIEM 1. Acercamiento a algunas de las definiciones sobre el Caribe El Caribe como subregión ha sido objeto de varias definiciones. La mayoría de ellas construidas a partir de intereses externos a la subregión y en sintonía con la visión estratégica que de ella han tenido las potencias mundiales. En general, pueden distinguirse en la literatura cinco visiones más generales acerca del Caribe: La definición británica de Indias Occidentales, utilizada para definir fundamentalmente a las islas caribeñas ex-colonias de Gran Bretaña. Una definición de Caribe restringido, en la que quedarían contenidos todos los estados y territorios insulares situados en el Mar Caribe, incluyendo a Guyana, Guyana Francesa, Surinam y Belice. La visión de Cuenca del Caribe, concebida sobre la base de intereses estratégicos de Estados Unidos en la subregión. Incluye a todos los Estados y territorios ribereños al Mar Caribe más El Salvador. Esta definición se concretó a partir del lanzamiento de la Iniciativa para la Cuenca del Caribe (ICC) por parte del presidente Bush a principios de los años ochenta. El Caribe ampliado, término mayormente utilizado en la literatura de origen inglés para referirse a los países que forman la Cuenca del Caribe, rechazando la definición de cuenca por el carácter geopolítico del concepto. Su concepción filosófica radica en el entendido que CARICOM es el centro del Caribe y que a su alrededor se concentrarían diversos círculos integrados por el resto de las economías. El Caribe visto como Gran Caribe, estrechamente ligado al proceso que resultó en la creación de la Asociación de Estados del Caribe (AEC). Enfatiza la necesidad de identificar diversas modalidades de cooperación ante los desafíos comunes que les plantea la globalización y la regionalización a escala mundial. 23

SitemapDenmark Movie | Далее | Coronation Street S59E133-134 06-06-2018 HDTV-ADT 11 minutes