El ' 'Guerrero'' de Loltun: Co1ne.ntario Analitico


Save this PDF as:
 WORD  PNG  TXT  JPG

Tamaño: px
Comenzar la demostración a partir de la página:

Download "El ' 'Guerrero'' de Loltun: Co1ne.ntario Analitico"

Transcripción

1 Boletin E.C.A.U.D.Y. Vols. 8,. 9, Nos , El ' 'Guerrero'' de Loltun: Co1ne.ntario Analitico ANTONIO P. ANDREWS Hamilton College Clinoln, New York, El arte rupestre prehispanico de la gruta de Loltun ha fascinado a visitantes y exploradores desde hace un siglo. Las exploraciones iniciales de Maler, 1 Thompson (1897) y Mercer (1896), a fines de! siglo pasado, revelaron la existencia de un variado repertorio de bajorelieves, petroglifos y pinturas disperses en las galerias de la gruta. En aquellc;:r epoca no habia manera de fechar los restos arqueo- 16gicos de Loltun, y por consiguiente, no se podia discernir la antigiiedad del a rte rupestre. Tampoco se disponia d e un marco de referenda que sirviera de base para un estudio compa rative del enigmatico estilo de los grabados y pinturas que adornan las paredes de la gruta. A consecuencia de esta situaci6n, el arte rupestre de Loltun recibi6 poca atenci6n cientifica en las decadas que transcurrieron despues de su descubrimiento. En aiios recientes ha renacido el interes en Loltun, y nuevas exploracicnes han localiza do un numero aun m.ayor de pinturas y petroglifos {Vasquez Pa cho 1966; Stre cker 1976, comunicaciones personales; Millet, Velasquez y Mac Swiney 1978; Velasquez, comunicaciones personalesl. Actualmente investigaciones arqueol6gicas han revelado que los restos ceramicos de Loltun se remontan al periodo Preclasico Inferior (ca A.C.l; es mas, excavaciones en proceso han (1) Entre 1886 y 1892, Teobert.o Maler hizo una o mas visitas a ln. gruta de Loltlln. Su d!ario d P. campo incluye not.as sobre la grnta. asf como im dibujo d!jl bajore. lieve del "Guerrero". (Velasquez, comun!cac!6n personal). 36

2 expuesto niveles preceramicos, dato que sugiere que la gruta fame una historia de ocupaci6n humana de aprcximadamente 5,000 o mas afios (Velasquez, comunicaci6n personall. z En vista de la antigiieda d de los restos culturales de Loltun, es aparente que el arte rupestre amerita m6s atenci6n analitica. En particular, actualmentc contamos con un extenso corpus de esculura y arte rupestre en Mesoamerica, y hay amplio campo para estudios comparativos. En tal contexto, merece especial atenci6n la figura del "Guerrero", el mejor conocido de los grabados rupe stres de Loltun. EL GUERRERO Este imponente bajorelieve, labrado en roca viva, se halla en el muro izquierdo de la entrada de Nahkab (o Hunacab}, actualmente la principal via de acceso a la gruta <Figs. 1 y 2}. Este bajorelieve fue reporta.do por primera vez por Edward Thompson (1897}, quien public6 una breve descripci6n y fotografia de la escultura. Muchos aiios despues, fue el objeto de un minucioso analisis por parte de Tatiana Proskouriakoff Cl950: 17, , fig. 38}; su estudio incluye un dibujo del relieve, levantado por Kisa Noguchi a base de las fotografias de Thompson. V arios aiios despues Miguel Covarrubias (1977: 243} public6 un nuevo dibujo del bajorelieve, present6:ndolo como un ejemplo de escultura O.lmeca. La figura que presenta Covarrubias es mas bien una reinterpretaci6n d el dibujo de Noguchi, y por consiguiente, no se apega mucho a la realidad. En afios recientes, el interes en la iconografia del b ajorelieve ha promovido la elaboraci6n de -dos nuevos dibujos. El primero de estos <Fig. 1} fue preparado por Eric van Euw, a base de observaci6n directa y medidas. 8 El segundo (Fig. 2}, levantado por Ricardo Ve- (2) Le. recientemente publicada Gufa Official de Loltun (Millet, Velasquez y Mac Swiney 1978) contiene una detallada descripci6n de la gruta, junto con un ex_ celente plano levantado por Ricardo Velasquez. La guia con tiene ademas una h is_ toria de las exploraciones en la gruta, asf como una descripci6n e intcrpretaci6n de los restos ar(!ueol6gicos. (3) Von Euw prepar6 este dibujo para eventual publicaci6n en el Corpus of Maya Hieroglyphic Inscriptions, proyecto patrocinado por la Universidlad de Harvard. Ha.sido publicado anteriormente en la Guia Oficial de Loltiln, y en la mono_ grafia de Norman ( 1976: 309). 37

3 . ;' --- Fig. l. B!ljorelieve de! "Guerrero" de Loltun. Dibujo de Eric von Euw, en Millet, Velasquez y Mac Swiney (1978). 38

4 i'. '. i :- Figura 2. Bajorelieve del "Guerrero" de Loltlin. Versi6n de Ricardo Velasquez.

5 ' > >:.. iasquez a base de un minucioso rubbing, es mucho mas detollado que todos los anteriores. 4 El bajorelieve - la figure y los elementos superiores- mide aproximadamente dos y medic metros de a!tura. La figure es humana, en pos de caminar, emergiendo de la gruta. La cara y el cuerpo estan de perfil, el paso en direcci6n hacia el exterior de la gruta. La figure esta ricamente ataviada y lleva en la mono derecha una lanza incrustada con lo que aparentan ser navajas de obsidiana; de ahi que se le denomine "El Guerrero". En la mono izquierda lleva un instrumento curvilineo en forma de "Z" alargada, que como se discutira mas adelante, posiblemente represente un cetro o hacha. El ornamentado atuendo del personaje tiene dos elementos principales: el tocado y el cintur6n. El tocado es bastante complejo. En la parte superior se distingue una mascara de serpiente y varias volutas, de las que cuelgan varies objetos circulares (lpendientes de jade?). La parte inferior, que se afija a la mandibula del personaje, tambien forma una mascara, pero los detalles no permiten identificarlo. En la parte central del tocado se encuentra una gran orejera, probablemente de jade. El 0 bjeto circular debajo de la nariz del guerrero probablemente representa una nariguera. El cintur6n tambien aparenta representer una mascara, pero Ios deta lles estan muy confusos. El delantal del cintur6n tiene la forma de una lengua bifida, elemen to que sugiere que la mascara del cintur6n sea la de una serpiente. Sobre el dorso aparecen como adornos del cintur6n dos grandes objetos circulares, identicos a la orejera del tocado. En la parte superior del relieve se halla una columna de cartuchos de glifcs. El cartucho superior contiene el glifo chuen (mono, dia ( y estc'.t: precedido por el numeral tres. Segun Michael D. Coe Cl 976: 118), 3 chuen representa una fecha del calendario de 260 dias, y posiblemente indique tambien el nombre calendarico del personaje. El segundo cartucho tiene una muy vaga similitud con el glifo mensual de "Zotz" (murcielago). Reconozco que es aventurado la identificaci6n (4) Este dibujo se publ!ca aqui por prlmera vez, cortesia de Ricardo Velasquez. 40

6 r- t de este glifo, pero es apropiado al ambiente: la gruta esta llena de murcielagos. Los demas cartuchc s son ilegibles debido a la erosion. ASPECTOS COMPARATIVOS El an6:lisis estilistico de Proskouriakoff fecha al bajorelieve ds Loltun hacia finales del ciclo 8, o mas precisamenle, hacia (337 D.CJ. Su an6:lisis se basa en estudios comparaiivos de elementos de otras estelus del area maya. En particular, las orejeras del tccado y cintur6n son muy semejantes a las que aparecen en monumentos del ciclo 8 de Uaxactun. La lengua bliida de la mascara del cmtur6n a parece tambien en los delantales de las figuras representadas en la estela 10 de Uaxactun y en la estela 12 de Xoitun (ver Proskouriakofi 1950: figs. 26c, 36e, 36f, 37c; von Euw 1978: 39). Segiln la secuencia estilistica de Proskouriakoff, estos monumentos se remontan a fines del ciclo 8, o principios del ciclo 9. Mas alla de las tierras bajas del area maya, Proskouriakoff encuentra semejanzas entre lo.: eiementos del bajorelieve de Loltun y detalles estilisticos qu aparncen en monumentos de la costa del Pacifico de Chiapas y Guatema la. En particular, observa que hay una iuerte similitud entre la iigura de Loltun y el personaje de la estela 1 de San Isidro Piedra Parada (Abaj Takalik) en Guatemala (ver Proskouriakoff 1950: fig. 109b; Miles 1965; fig. 17cl. Este monumento es caracteristico del estilo "Izapa" del periodo preclasico de esa region, y contiene una representaci6n de una iigura humana, en perfil, a taviada con un tocado y un cintur6n similares al del guerrero de Loltun. En resumen, el an6:lisis de Prcskouriakoff indica q ue el bajorelieve de Loltun se remonta al periodo precl6:sico, y que refleja influen. cias de regiones distantes del norte de Yucatan. Hace mas de 20 aiios, Covarrubias (1967: ) propuso qua el bajorelieve de Loltun tenia raiccs e :::tilisticas en el arte de la cul. tura Olmeca, argumento que aun cpoya n a lgu:10s investigadores Cver Joesink-Mandeville y Meluzin 1976). Aunque es dificil ver mucha similitud en la ico:nog rafia, hay algun.. Js pmaleios con el arte rupestre Olmecoide d e Morelos y Guerrero quo ameritan menci6n. La tradici6n de grabar relieves o pintar murales a le; de grutas, como en Chalcatzingo u Oxtotitlan, es lo primero que viene a mente. En efecto, 41

7 el famoso relieve de Chalcatzingo representa ex un p ersonaje sentado en la entrada de una cueva mirando hacia afuera. Es mas, el analisis iconografico sugiere que este personaje, asi como algunos de los que aparecen en los murales de Oxtotit16:n, fueron deidades del agua y de la 11 uvia (Cook de Leonard 1967; Grove 1970); como propondre mas adelante, tal identificaci6n tiene un fuerte paralelo en Loltun. En terminos generales, no creo que el bajorelieve de Loltun represente una presencia Olmeca en Yucatan. Si los paralelos tienen un origen mitol6gico comun, son indudablemente el resultado de una difusi6n temporal y espacial a tra ves de una o mas culturas intermediarias. En este case, la cultura transmisora probablemente fue la de Izapa. Estudios mas recientes han reforzado las observaciones de Proskouriakoff, especialmente en lo que se relaciona a la figura de Loltun con el estilo lzapa de Chiapas y Guatemala. Varios autores han ob-. servado afinidades entre la e scultura lzapeii.a y el bajorelieve de Loltun (Covarrubias 1957: ; Thompson 1965: 339; Coe 1965: 749; Juesink-Mandeville y Meluzin 1976: ; Norman 1976: 317; Graham 1978: 98). Varias estelas del estilo Izapa presentan individuos de perfil con tocados y cinturones semejantes a los de Loltun. Como ejem plos pueden citarse la ya mencionada estela 1 de Abaj Ta kalik, la estela 1 de El Baul, Guatemala (Proskou riakoff 1950: 175, fig. 11 Oa; Norman 1976: fig. 6:14). la estela 4 de Izapa, Chiapas <Norman 1976: ) y la estela 11 de Kaminaljuyu, Guatemala (Miles 1965: 255. fig. l Sa; Norman 1976: ). La estela 11 de Kaminaljuyu (Fig. 3) es la que mas semejanza tiene con el bajorelieve de Loltun <Norman 1976: 317). El tocado tiene, en la parte superior, una mascara de serpiente, y en la parte inferior, otra mascara en la secci6n que se afija a la mandibula. En la parte inferior se encuentra una orejera similar a la del guerrero de Loltun. Y tambien tiene un objeto circular debajo de la nariz que como se sugiri6 en el case de Loltun, pudiera ser una nariguera. El cintur6n de la figurer de Kaminaljuyu tambien tiene similitudes con la de Loltun, el elemento mas notable siendo el delantal en forma de lengua bifida. Otros elementos comparatives son los instrumentos que Ueva en las manes, que son identicas al instrumento curvilineo que lleva en la mane izquierda el guerrero de Loltun. Segun Miles (1965: 255). el instrumento en la mane izquierda de. la figura

8 I bmc a Fig. 3. La estela 11 de Kaminaljuyu. Dibujo de Barbara McClatchie, a base de foto en Miles U965).

9 de Kaminaljuyu representa una "hacha ceremonial" incrustada con una navaja de pedernal; esta sugerencia se apoya en la similitud que tiene este instrumento con un artefacto proveniente de la excavaci6n de un entierro del mismo sitio (ver Shook y Kidder 1952: fig. 79c). No rman (1976: 289) sugiere que los instrumentos sean cetros. La estela 11 de Kaminaljuyu esta fechada, mediante excavaciones estratigrcdicas, a la fase Miraflores (Miles 1965: 273). Esta fase no ha sido fechada con exactitud, pero forma parte del periodo preclasico tardio, y la mayoria de los autores la colocarian entre 400 A.C. y 100 D.C. (Quirarte 1973: 8, 34; Norman 1976: 289). Los otros monumentos del estilo Izapa mencionados anteriormente tambien caen en este periodo. En resumidas cuentas, los datos comparatives indican fuertes afinidades entre el bajorelieve de Loltun y el estilo del preclasico tardio de la region del Pacifico de Chiapas y Guatemala. Es mas, la figura de Lolt(m tiene mayor semejanza con los monumentos de esa area que con las estelas del ciclo 8 del Peten. Segun la evidencia actual, la mayor parte de las estelas de l estilo Izapeno fueron erigidas en el ciclo 7 (353 A.C D.C.) y los datos comparatives sugieren que el bajorelieve de Loltun fue erigido durante ese periodo. Por consiguiente, se puede descartar la idea de que los elementos estilisticos del Guerrero tengan origen en el Peten. El fechamiento del bajorelieve de Loltun que se propane aqui concuerda con los restos arqueol6gicos de la gruta. A base de las recientes excavaciones llevadas a cabo por Ricardo Velasquez y sus colegas, sabemos ahora que la epoca de mayor ocupaci6n habitacional de la gruta de Loltun fue el periodo preclasico tardio (Velasquez, comunicac.i6n personal). EL GUERRERO COMO DEIDAD DEL AGUA El guerrero de Loltun es el bajorelieve mas antiguo que se conoce en la peninsula yucateca, y como figura rupestre no tiene paralelo en el area Maya. A pesar de SU caracter unico, el bajorelieve contiene varios elementos iconograficos y otras caracteristicas que sugieren una posible identidad. Para desarrollar esta idea es necesario 44

10 n e n r S n - - I recurrir a distintos niiveles de informaci6n. El factor basico es la localizaci6n del guerrero a la e ntrada de una gruta. Grutas y cavernas eran lugares de mucha importancia para los Mayas antiguos. Eric Thompson 0959, 1975) ha estudiado en detalle la utilizaci6n de grutas y cavernas en la cultura Maya, y observa un enfasis especial en el caracter "sagrado" de muchos recintos subterraneos. Para los Mayas una caverna representaba una entrada al inframundo, donde residian diversas deidades de su pante6n mitol6gico. En particular, existe una fue rte asociaci6n entre cavernas y deidades de agua y lluvia, ya que muchas grutas contienen cenotes o dep6sitos de agua lluvia que se ha filtrado de la supe rlicie. A troves del area Maya existe una antigua creencia de que las grutas y cavernas son los refugios de los dioses de la lluvia y otros elementos, conocidos en Yuca tan como Chaacob (Villa Rojas 1941: ); Thompson 1970: ). Entre los Tzeltales existe la creencia de que las nubes tienen su origen en las grutas (Mac Leod y Puleston 1979). Como se anot6 an!eriormente, las raices de esta mitologia podrian remontar a la cultura Olmeca. En la serrania del Puuc, donde escasea el agua de superfifcie, la lluvia ha sid o a troves de la historia un elemento de vital imporlancia y continua preocupaci6n para ]os pobladores (ver Barrera Rubio, en prensa). Let preponderancia de mascaras del dios Chae en la arquitectura de las ciudades del Puuc, construidas hace mas d e un milenio, es una buena indicaci6n de la obsesi6n que los habitantes tenian con este elemento. En vista de esto, es 16gico que los Mayas de la region Puuc consideraran a ciertas grutas como recintos sagrados, ya que en ellos residian los d iose c; que controlaban a su destine. Por lo tanto, no es sorprendente la p resencia de cer6:mica fina, figurillas de barre, esculturas y arte rupestre en muchas de las grutas de Yucatan,5 ya que es t-os fueron redntos ritua les de mucha importancia. Entre los ritos mas comunes fiqurab a n las cerp,monias relacionadas a l culto de la lluvia (Thompson 1970: ; 1975). Este culto sobrevive en el presente. En una ceremonia reciente en }a gruta de Balankanche, (5) Los reportes con tienpn dp. r-estos ::traur"loll"icos P11con _ trados en (?rutas y caverna.:; del norf-,. de fa peninsula: l flnfi: Etlwa"'d Thnmnson 1897 ; Str<>mwik rn rn:,t.e.s. Thomno;on 1959, 1975; Andrews IV 1965, 1970; Apdrews IV y Andrews 1975; Reddel

11 I las ofrendas e invocaciones a los Chaacob formaron una importante parte del rito CBarrera Vasquez, 1970; Arzapalo 1970). Otro rito, mas e5oterico, era la recolecci6n de suhuy ha (agua virgen). Esta agua, filtrada de la superficie y recolectada en pilas o haltunes natutales o artificiales, fue utilizada en varias ceremonias del pasado (Thompson 1975) y min se utilizan hoy en la preparaci6n del balche {Barrera Vasquez 1970). Segun las evidencias arqueol6gicas, Loltun fue un importante centro de actividad religiosa en el periodo preclasico tardio (Millet, Velasquez y Mac Swiney 1978). La ceramica indica ritos de adoraci6n y ofrendas, y la cueva cuenta con una variedad de fuentes de agua virgen, que indudablemente formaron parte del contexto ritual. El arte rupestre tambien sugiere un ambiente religioso, en especial el bajorelieve del guerrero, que podemos fechar a este periodo. La identidad del guerrero se puede interpretor a dos niveles qua no wn necesariamente incompatibles. En el primer plane tenemos la que forma cualquier visitante a la gruta: una imponente figu:ra de alto estatura, ricamente ataviado y armada, labrado a la d ie::;trc lo que prob ablemente fue la principal entrada de la gruta. En otras palabras, tenemos una imagen del guerrero coma guardian y protector del recinto sagrado de Loltun. Para identificar a este "guardian" es necesario una interpretaci6n mas especulativa de elementos iconograficos y mitol6gicos. Estos elementos sugieren que la figura de Loltun es una representaci6n de alguno de los diversos a spectos de Chae, o cuando menos, de un sacerdote relacionado al culto de las Chaacob. Son varies los argumentos qua apoyan esta interpretaci6n. ra empezar, volvamos a la estela 11 de Kaminaljuyu, la escultura que mas se a semeja al bajorelive de Loltun. Garth Norman (1976: 290) ha identificado varies elementos en esta estela coma simbolos de lluvia, y sugiere que el personaje se puede asociar con el dios Chae. En particular, menciona. a las volutas de humo/ fuego de los incensarios, la lengua bifida del delantal y la representaci6n parcial del glifo "Ik'' en la falda del personaje coma elementos a sociados a Chae. Aparte de los elementos que identifica Norman, hay otro que sugiere una asociaci6n par Chae: el "hacha ceremonial" que lleva el personaje en la mano izquierda. Esta hacho muy sh:nilar cd que lleva 46

12 , - e >- a en la mano uno d e las Chaacob del C6dice Dresden (ver lamina 33b). Como se indic6 anteriormente, la figura de Loltun tiene varies elementos en comun con la estela de Kaminaljuyil. Las volutas en la parte superior de tocado podria n representer un simbolo de lluvia; los objetos circulares que cuelgan d e la s volutas crean la imp resi6n de gotas de agua. Otro elemento que comparten es el delantal en forma de lengua bifida. Elementos ofidicos son una caracteristica muy marcada en representaciones de las Chaacob. Es mas, existe una fuerte asociaci6n entre los Chicanes, o deidades menores de la lluvia, y las serpientes. Segun Thompson (1970: ), los Chaacob y Chichanes tienen un origen de ofidio. Amerita notarse tambien que en muches partes de! mundo, Mesoamerica incluso, las serpientes estan a sociadas con cavernas y el inframundo. La figura de Loltun tiene dos obvios elementos ofidicos: el delantal de lengua bifida {y la cabeza de serpiente en la parte superior del tocado). Folta pa r considerarse el instrumento curvilineo que lleva en la mono izquierda la figura de Loltun. Es identica al instrumento en la mono derecha de la figura de Kaminaljuyu. Como propuso Norman, podria ser un cetro. (,Pero un cetro de que? (,Que simboliza? Creo que la respuesta yace en las funcionee> de los Chaacoh. Estas deidades no solo producen lluvia, pero tambien truenos y relampagos. Este ultimo fen6meno es una explosiva expresi6n visual del poder de los Chaac:ob. y un excelente simbolo de su autoridad. Bien podria representarse un relampago mediante un instrumento curvilineo coma el que lleva la figure de Loltun. En fin, un "cetro relampago" seria un 16gico accesorio en una representaci6n de! dios Chae. Thompson (1970: 254) anota que existe una antigua tradici6n e n la cual las Chaacob inician la temporada de lluvias con un relampagueo producido por un instrumcnto semejante a un machete. Este "machete" es conocido coma el!elem, o relampago. Para concluir, no encuentro evidencia alguna que contradiga la identificaci6n del guerrero de Loltun como un Chae y g uardian de la gruta. En la tradici6n folkl6rica de Yucatan se concibe a lo:; Chaacob como figuras humanas de alta estatura {Thompson 1970: 252), coma lo es la figura de Loltun. Tambien son comunes las representaciones de Chaacob armadas: basta nada mas revisar los codices. Quisiera acreditar la identificaci6n del guerrero de Loltun como 47

13 un Chae a un campesino an6nimo que me acompaii6 en mi primera visita a Loltun hace unos quince aiios. Al llegar a la entrada de Nahcab le pregunte quien era la figura del bajorelieve, y me contest6 que era un alux. Yo le comente que los aluxob eran duendes, y c6mo iba a ser posible que esta figura fuera un duende? Y me contest6, en tono serio, "es que este alux es grandote, porque tambien es Chae". AGRADECIMIENTOS Quisiera agradecer la cooperacion, los datos y valiosos comentarios que me proporcionaron varies de mis colegas: Ricardo Velasquez V., Silvia Garza T. de Gonzalez y Pedro J. Schmidt. A Eric von Euw y Ricardo Velasquez les agradezco el permiso de reproducir sus dibujos (Figs. 1 y 2). El dibujo de la Figura 3 fue levantado per Barbara McClatch:e Andrews, quien tambien corrigi6 la version final de este manuscrito. BIBLIOGRAFIA Andre, ;s, E. Wyllys IV Excavations at the Gruta de Chae, Yu. catan, Mexico. Middle Amezkan Research Institute, Publ. 31: Universida d de Tulane, Nueva Orleans Balankanche. Throne of fhe Tiger Priest. Middle Americcr.n Research Institute. Publ. 32. Universidad de Tulane, Nueva Orleans. Andrews, E. Wyllys IV y Anthony P. Andrews A Prelimina ry Study of the Ruins of Xcaret, Quintana Roe, Mexico. Middle American Research Institute, Publ. 40. Universidad de Tulane, Nueva Orleans. Arzapalo, Ramon The Ceremony of Tsikul T'an Ti' Yuntsiloob at Balankanche. Apendice II en Andrews IV, Barrera Rubio, Alfredo. En prensa. The Rain Cult of the P.uuc Area, Yucatan, Mexico. En Cuarta Mesa Bedonda de Palenque. CM. Greene, ed.). University of Texas Press, Austin. Barrera Vasquez, Alfredo The Ceremony of Tsikul T'an Ti' Yunt. siloob at Sc;dankanc;he. I fi!n!v, l

14 . ft! ' I I r i Coe, Michael D The Olmec Style and its Distribution. Handbook of Middle Americam Indians, 3: Early Steps in the Evolution of Maya Writing. En Origins of Religious Art and Iconography in Preclassic Mesoamerica. CH.B. Nicholson, ed.): UCLA Latin Amerircan Center Publications. Los Angeles. Cook de Leonard, Carmen Sculptures and Rock Carving at Chol-. catzingo, Morelos. Contributions of the University of California Archaeological Research Facility, No. 3: Berkeley. Covarrubias, Miguel Indian Art of Mexico and Central America. Nueva York. Euw, Eric von Corpus of Maya Hieroglyphic Inscriptions. Vol. 5, Pat. I. Xultun. Museo de Peabody, Universidad de Harvard, Cambridge. Graham, John A Abaj Takalik 1976: Exploratory Investigations. Contributions of the University of California Archaeological Re. search Facility, No. 36: Berkeley. Grove, David C Los Murales de la Cueva de Oxtotitlan, Acatl6:n, Guerrero. Serie lnvestigaciones, No. 23. I.N.A.H., Mexico. Joesink-Mandeville, Leroy y Silvia Meluzin Olmec-Maya Relatioships: Olmec Influence in Yucatan. En Origins of Religious Art and Iconography in Preclasic Mesoamerica <H.B. Nicholson, ed.>: UCLA Latin American Center Publications. Los Angeles. Mac Leed, Barbara y Dennis E. Puleston Pathways into Darkness: The Search for the Road to Xibalba. En Tercera Mesa Bedonda de Palenque CM. Robertson y D.C. Jeffers, eds.): PrelColumbian Art Research. Herald Printers, Monterey, California. Mercer, Henry C The Hill Caves of Yucatan. Filadelfia. Miles, Suzanne W Sculpture o.f the Guatemala-Chiapas Highlands and Pacific Slopes, and associated hieroglyphs. Handbook of Middle American Indians, 2: Millet C., Luis, Ricardo Ve16:squez V., y Roberto Mac Swiney Guia Oficial. Grutas de Lolt6n, Oxkutzcab, Yucatan, Instituto Nacional de Antropologia e Historia, Mexico. Gcuth, 1976, Te1 t, rapeh el the New

15 World Archaeological Foundation, No. 30. Universidad de Brigham Young, Provo, Utah. Proskouriakoff, Tatiana A Study of Classic Maya Sculpture. Car. negie Institution of Washington, Publ Washington. Quirarte, Jacinto Izapan-Style Art. A Study of its Form and Meaning. Studie'S in Pre-Columbian Art and Archaeology, No. 10. Dumbarton Oaks, Washington. Reddel, James R. (Ed.> Studies on the Caves and Cave Fauna of the Yucatan Peninsula. Association for Mexican Cave Studies, Bulletin 6. The Speleo Press, Austin. Shook, Edwin y A.V. Kidder Mound E-III-3, Kaminaljuyu, Guatemala. Carnegie Institution of Washington, Publ. 596, Contr. 53. Washington. Strecker, Matthias Pinturas rupestres de la Cueva de Loltun, Oxkutzcab, Yucatan. Boletin del INAH, 18: 3-8. Mexico. Stromsvik, Gustav Explorations of the Cave of Dzab-Na, Tecoh, Yucatan. Carnegie Institution of Washington, Current Reports No. 35. Washington. Thompson, Edward H Explorations in the Cave of Loltun, Yucatan. Memoirs of the Peabody Museum, Vol. I, No. 2. Universidad de Harvard, Cambridge. Thompson, J. Eric S The Role of Caves in Maya Culture. En Amerikanistische Miszellen: Festbund Franz Termer CBierhenke et al. eds.). Mitteilur.gen aus dem Museum fur Volkerkunde in Hamburg. 25: Hamburgo Archaeological Synthesis of the Southern Maya Lowlands. Handbook of Middle American Indians, 2: Austin Maya History and Religion. Norman, Oklahoma Introduction. En The Hill Caves of Yucatan, por Henry C. Mercer. 2a. edici6n. Norman Okl"ahoma. Vasquez Pacho, Vicente Pinturas rupestres en las Grutas de Loltun. Noveda:des de Yucatan, 18 de julio de Villa Rojas, Alfonso Dioses y espiritus paganos de los Mayas de Quintana Roo, Mexico. En J.os Mayas Antiguos (C. Lizardi Ra.' mos, ed.): El Colegio de Mexico, Mexico. so

Sitemapmoroodloos ch iluu 1 mongol heleer shuud uzeh, | Chap 246 | Picture Perfect TV Setup Guide