* El contenido de este libro (2001) constituy6 la tesis doctoral sustentada en 1999 bajo el titulo


Save this PDF as:
 WORD  PNG  TXT  JPG

Tamaño: px
Comenzar la demostración a partir de la página:

Download "* El contenido de este libro (2001) constituy6 la tesis doctoral sustentada en 1999 bajo el titulo"

Transcripción

1 Los dioses vencidos: una lectura antropologica del Taki Onqoy. 1 Ranulfo Cavero. Huamanga: Universidad Nacional San Cristobal de Huamanga. Centro de Pesquisa en Etnologia Indigena, 2001, 336 pp. Este libro* trata del primer movimiento socio-religiose indigena de la colonia temprana llamado Tcrki Onqoy o Ayra (traducido literalmente como canto y danza de la enfermedad y salida de las plcyades para un nuevo amanecer). Este movimiento tuvo lugar en el sur del antiguo Per6 y mis especificamente en el sur de Huamanga (actual departamento de Ayacucho) entre 1560 y Comprometi6 a cerca de 8000 indigenas de Hatun Soras y de Rucanas, entre otros pueblos de la regi6n. Se trata de un movimiento indigena donde la "conciencia milenaria" (Wright 1996) se transform6 en acci6n. Este estudio proporciona una manera de leer la historia indigena de aquella Cpoca, al combinar racionalidad y poctica en un bosque de gritos y esperanzas. La investigaci6n tuvo como motivaci6n un articulo que present6 en 1992 bajo el titulo de "La Respuesta Indigena frente a la agresi6n espafiola: la Cultura de la Resistencia" en el marco de un Simposio que organic6 en Ayacucho como Presidente de la Comisidn Universitaria del V Centenario del Descubrimiento de AmCrica. Entonces, como hoy, intentaba interpretar las distintas formas de resistencia indigena que se adaptan a las condiciones de la colonia con estrategias muy creativas. Esta vez nuestros objetivos generales son analizar el contenido religioso y la espiritualidad del Tclki Onqoy, abrir nuevas pistas * El contenido de este libro (2001) constituy6 la tesis doctoral sustentada en 1999 bajo el titulo "7hki Onqoy: Milenarismo e Historia lndigena (Hatun Soras-Per& Siglo XVI)" en la Universidad Estadual de Campinas (Brasil), la misma que conto con el asesoramiento del antropologo norteamericano Dr. Robin Michel Wright y recibio las sugerencias de 10s estudiosos peruanos Luis Millones y Juan Ossio. El contenido del trabajo, sin embargo, es de entera responsabilidad del autor. ANTHROPOLOGICA 1 19

2 Ranulfo Covero Carrasco pala evplicar y comprender este movimiento. proponer un nuevo enfoque antropol6gico y dar sugerencias para evaluar y reevaluar las hipotesis propuestas para los movimientos milenaristas indigenas de America de los principios de la colonia. El trabajo fue realizado sobre la base de cuatro procedimientos metodol6gicos: Se ha efectuado una relectura antropologica critica de las fuentes primarias "clasicas" quinientistas que tratan sobre el Tnki Onqoy. Se ha trabajado principalmente con las Circrrro Irlforrurrciorles cle Servicios del clkrigo del Cuzco Cristobal de Albornoz; la Itutrlrccio'n yarcr drscirbrir todas INS G~raccrs del Pirli con sus camiryos e /~rr;ienclcrs del mismo Albornoz: y Ritos y Frib~rlcrs rle 10s Incas de otro sacerdote del Cuzco, Cristcibal de Molina. Tambien fue de suma importancia la interpretaci6n hermenkutica y critica de las fuentes primarias sobre el contexto economico, social. politico y cultural del periodo colonial temprano de los Andes centrales y en particular del sur de Huamanga. Se hizo una evaluation critica de los veinticinco articulos interpretativos producidos hasta ahora sobre el Tcrki Onyoy escritos por diez renombrados peruanos y doce extranjeros. Se emple6 una metodologia etno-histcirica y se hizo una investigacibn de campo de varios meses en el sur de Huamanga, pero principalinente entre los Hatun Soras, lugar donde se origin6 y tuvo mayor inciclencia el movimiento milenarista. Proponemos un nuevo enfoque en un nivel mas general que trasciende el Eki Onyoy; de esta forma, se busca salir de la pesquisa monogrifica para situar la investigaci6n dentro de un cuadro de referencia cientifica m8s amplia. De la documentaci6n colonial, podemos extraer que el movimiento milenarista del T'ki Onqoy fue descubierto por el padre Luis de Olvera en la provincia de Parinacochas, pero el Area de origen y de mayor presencia y desarro- Ilo fue el corregimiento de Lucanas, que incluye Hatun Soras y otros pueblos. Se disemin6 el levantamiento a diversas ireas del corregimiento de Vilcashuamin y a otros lugares m8s perifkricos. Habia una jerarquia de predicadores y profetas considerados mensajeros de las huacas (es decir, de las divinidades andinas, en general, colinas elevadas, volcanes, lagunas y otros objetos menores tle piedra). Destacan Juan Chocne, un.shcrt?~itz, y Santa Maria y Santa Maria Magdalena. En Hatun Soras, resaltan una mujer y dos varones: Inks Astoma Curipalla, Garci Pito y Alonso Guamani. Sobresalen varias complices mujeres. Otros predicadores

3 Reseiia fueron indios poseidos por las huacas. El movimiento tambiin comprometi6 a muchos caciques y principales. Segun 10s predicadores y profetas, las huacas fueron conquistadas por el Dios cristiano, lo que habria generado un gran desorden c6smico e hist6rico. Decian que las huacas estaban con hambre y con rabia porque 10s indios habian sido bautizados. Sumado a las enfermedades, las epidemias y la muerte que realmente 10s estaban diezmando, era el anuncio claro de un fin fatal. Los indios metaforizaron esta situation frustrante como si estuviesen afectados por una enfermedad total. Era conveniente y urgente que "el mundo d6 vuelta" para poder revertir esta situaci6n ca6tica. Los profetas asumieron la tarea de anunciar que "el mundo debia dar vueltaw y la primera seiial era la resurrecci6n, la reincorporaci6n y la revit a 1. izaci6n de las huacas encabezadas por Titicaca y Pachacamac. Estas huacas caminaban por el aire dando 6rdenes para dar batalla a Dios y asi terminar con la inita, con el tiempo del Dios cristiano. Para ello era preciso no creer en Dios, en 10s mandamientos, en 10s simbolos cristianos ni tampoco en padres; ademk, no se podia consumir comidas de Castilla ni usar ropas europeas. Fueron extraordinarias y significativas las ceremonias, 10s tcikis y las danzas escatol6gicas que acompaiiaron a este mensaje milenarista. La campaiia de extirpaci61-1 del 7'uki Onqoy organizada desde el Cuzco al mando del Visitador Crist6bal de Albornoz dur6 cuatro aiios y fue arrasadora. La pelea no tuvo piedad y fue severa. Se castig6 duramente a 10s implicados, y muchas huacas pequeiias y medianas fueron quemadas y destruidas. La contenci6n del movimiento milenarista sirvi6 de ejemplo para llevar a cabo lo que vendria a ser la primera campaiia de extirpaci6n de idolatrias en 10s Andes peruanos. La repercusi6n del movimiento dur6 muchos aiios. A poco tiempo de su represibn, se dieron tres movimientos milenaristas en el sur de Huamanga con mensajes escatol6gicos semejantes a 10s del 7hki Onqoy y 10s indigenas siguieron adorando a sus huacas como lo hacen hasta hoy dia. En la documentaci6n colonial sobre el Tuki Onqoy, se encuentra un rico material para comprender la religiosidad de 10s pueblos andinos y, particularmente. 10s de la regi6n de Huamanga en la colonia temprana. Los datos sobre 10s distintos t6picos referidos al movimiento son dispares; por ejemplo, abundan referencias sobre la represi6n del movimiento y del papel que Albornoz cumpli6; en contraste con estos datos, hay poca informaci6n sobre 10s profetas y otros lideres religiosos. Los distintos estudiosos del Tuki Onqoy hicieron muchas aseveraciones que no esth respaldadas por la documentaci6n a qiie aludimos: por ejemplo, se afirma, irresponsablemente, que Juan Chocne, uno de 10s principales profetas del movimiento, estuvo acompaiiado por dos Ma-

4 Ronulfo Cavero Carrasco rias: que estos lideres estuvieron muy influenciados por la religion cristiana: que el cronista indigena del sur de Huamanga. Felipe Huamin Poma de Ayala, fue el secretario de Albornoz en la represibn del Tcrki Onqoy; que la rebelion tuvo una dimension panandina que coloco en peligro la estabilidad de todo el orden colonial; que el movimiento fue dirigido por los Incas de Vilcabamba, etc. En las distintas interpretaciones que se han realizado hasta el momento sobre el Tcrqui Onqoy, desde los importantes trabajos de Luis Millones ( 1964) hasta los de Laurence Sullivan (1997), se han contrapuesto principalmente dos lineas de investigation: la historica y la ideologico-religiosa. Mi contribuc.ion esti en ambas lineas y la he llamado historico-religiosa y consiste en ver la historicidad del movimiento milenarista y su contenido religiose al mismo tiempo. yendo de la cultura al entendimiento de la historia. Para conseguir ello, fueron de mucha ayuda las contribuciones tebricas generales de Marshall Sahlins (1987) sobre la relacion de Estructura e Historia; de Jonathan Hill (1988) y Terence Turner (1993), sobre la relacion entre mito e historia como formas complementarias de conciencia que explican las experiencias sociales en diversos niveles; de Laurence Sullivan (1988) para examinar el mito como un modo de encarar significativamente la historia y su consideracion sobre la naturaleza religiosa y la espiritualidad del milenarismo. Y, finalmente, fue importante la contribucibn de mi asesor de tesis Robin Wright (1996) sobre "conciencia milenaria y mesiinica" que tienen las culturas cuyos mitos poseen temas de catastrofe y regeneration marcadamente acentuados. El movimiento socio-religiose del T'rrki Onqoy es un product0 historic0 precipitado por el contacto, pero tambikn lo es por la opresion intema que sufrieron, particularmente, los grupos ktnicos que se originaron en el sur de la region de Huamanga, en manos del Inca. La espiritualidad y religiosidad de este movimiento popular de carkter regional, sin embargo, solo pueden ser entendidas a la luz de la cosmologia traducida en la dualidad religiosa de los habitantes antiguos de la region de Huamanga. Ademis, se tiene que considerar que este movimiento milenarista tuvo una "espiritualidad autonoma". El Tcrki Onqoy ocurre en un contexto llamado "fase de expectante incertidumbre" por Lohmann Villena. Este periodo abarca la dkcada del enigmatic~ siglo XVI. En la regibn, habia aumentado el numero de encomiendas y los impuestos tributarios que 10s nativos pagaban eran pesados. La situation de 10s indigenas empeor6 cuando ellos comenzaron a trabajar en las minas de Atunsulla, Huancavelica y Lucanas. Los Soras y Rucanas fueron a cumplir la mita minera en los socavones de plata de Chumbilla y la mina de oro de Gua- Ilaripa, ademris de caminar distancias largas para trabajar en los tiineles de Po-

5 Resetia tosi. El reclamo de 10s Soras y Rucanas sobre la disminuci6n de la poblaci6n a causa del contagio de enfermedades, la opresi6n y explotaci6n de las que eran victimas no se hizo esperar. Hay motivos para pensar que, en 1565, en medio del movimiento del Tnki Onqoy, se preparaba una rebeli6n bclica en Jauja, Vilcashuamin, Parinacochas y Soras. Entre 10s Soras y 10s Rucanas, debido a la distancia de la capital de Huamanga y del Cuzco, la evangelizacidn cristiana no tuvo efectos amplios. Varios factores contribuyeron a este fracaso: la presencia esporidica de 10s funcionarios religiosos cat6licos; las dificultades en el manejo del idioma nativo; la guerra civil entre 10s conquistadores; 10s maltratos que 10s indigenas recibieron; 10s conflictos entre la iglesia y 10s encomenderos, por un lado, y, entre la iglesia y 10s corregidores, por otro; y la existencia de conflictos entre el clero regular y el clero secular. Finalmente, lo mis importante fue la perseverancia, con fuerza amenazadora, de la religiosidad andina conducida por 10s sacerdotes y los "hechiceros" de la religi6n popular (shamanes, adivinos, magos, etc.). El resultado de todo ello es el surgimiento del Tciki Onqoy en un context0 religioso en el que la evangelizaci6n cristiana todavia era lenta. No esti fuera de cuesti6n pensar que, ademis de 10s factores politicos, econ6micos y religiosos que explican el movimiento milenarista, habia factores naturales (el fen6meno de El Niiio, temblores, terremotos, fen6menos astrol6gicos) que en aquellos tiempos contribuyeron a elevar la "conciencia milenaria" entre 10s nativos del sur de Huamanga. Las epidemias que afectaron a 10s indigenas tambien originaron sentimientos de inseguridad, presagios del fin del mundo o explosiones profkticas. La conquista hispinica de 10s Andes y el conflict0 interktnico que ella supone, la situaci6n econ6mica y social preocupante en que vivian 10s nativos, y 10s factores ecol6gicos y epidkmicos an6malos fueron interpretados con 10s parbmetros simb6licos de la cosmologia indigena traditional. De ese modo, se constituy6 una "estructura de la coyuntura" (Sahlins, 1987) del contact0 hispano-andino. La inminencia de la catistrofe c6smica e hist6rica (que el mito de Pachac6tec ilustra), ahora acelerada por la conquista espaiiola y traducida en el 7'uki Onqoy, fue metaforizada por 10s nativos en tcrminos de una "enfermedad total" que amenaz6 diezmar a la poblaci6n entera, cuyas divinidades andinas conquistadas estaban dolidas y debilitadas. Estos eran sintomas de alineamiento particulares de fuerzas cosmicas traducidas por la fusi6n o mixtura de Hrrnan y Hiirin. De este modo, la patologia incontrolada se tom6 el preludio para la cura inminente. Era urgente propiciar la "cura cosmica" y la cura hist6rica donde el nuevo orden tiene como referencia 10s tiempos primordiales que 10s

6 Ranulfo Cavero Corrosco nativos llaman "tiempo del Inca". Esta vez. esta cura seria hecha por la resurrecci6n y la revitalizacion de las huacas unidas dualmente en torno de las huacas preincaicas Titicaca y Pachacamac que representaban, respectivamente. en la dimension vertical del cosmos. el Hurirz y. en la dimension horizontal, el Hcrmn. Dentro de estas dos dimensiones del cosmos, los profetas-shamanes poseidos por las huacas serian los mediadores, los recreadores del cosmos. Esta espiritualidad del Toki Onqoy tiene que ver con el imaginario simb6lico y con el cataclismo producido en el gran ciclo c6sniico (iniciado en los tiempos antiguos) que termino con la situation de contacto que abrio el camino para la regeneraci6n y la restauracicin ccismica e historica, y para el retorno del orden (como un tiempo y un lugar de felicidad y tranquilidad cuya busqueda es constante y continua). En este senticlo -siguiendo a Sahlins (1987)-, "la cult~~ra fue historicamente reproducida en la accion". A pesar de que el Tnki Oilqoj- fue un movimiento milenario de car5cter regional y popular, su panteon continu6 manteniendo el carricter dual (no inca) de la organization del cosmos, el principio organizador de la cultura andina. Las divinidades en el Tcrki Onyoy ya no son iguales al panteon impuesto por el estado cusqueiio, ni al pante6n local de los Soras y Rucanas anteriores al movimiento. El Tnki Oncloy no buscaba la recuperacicin del pasado; por el contrario, anuncio su transformacicin y su adaptacicin al proceso historico nuevo que busco enfrentar. En este sentido, "la cult~~ra fue alterada en la accicin" (Sahlins, 1987). En el Tnki Onyoy, es posible distinguir los ritos reaiizacios en torno de las "huacas humanas" de aq~~ellas en torno a las "huacas ancestrales" donde la danza escatolbgica fue de mucha trascendencia. De este modo, se encuentran ritos de consagracion de los tcrkionqos poseidos por las divinidades, ritos de revitalizacicin, ritos de purificaci6n y ritos de renovaci6n. Estos se habrian exacerbado y se habrian modificado en momentos de gran efervescencia, durante las versiones populares y locales de grandes festividades y ceremonias andinas como la Orrqoymita y la Citll~ que tienen que ver con el inicio del nuevo aiio. y el inicio y fin del ciclo agricola. Asi, el reestudio que hicimos del Trtki Otzqoy sirvi6 para especificar el verdadero significado y la dimension exacta que los simbolos religiosos tienen en movimientos milenarios (en una lectura m8s histcirico-religiosa) que son traducidos en la cosmogonia, la cosmologia, la antropologia, la escatologia y los especialistas religiosos indigenas, entre otros, y que estin relacionados en un sisterna coniplejo cle simbolos.

7 Reseiia A mas de 400 aiios de aquel movimiento milenario, hicimos una etnografia religiosa contemporanea entre los Hatun Soras y en forma especial revisamos su escatologia (catistrofe y regeneraci6n c6smica). Esta etnografia permiti6 reconstruir el mapa del Tnki Onyoy con precisibn, reconstruir las hz(cicas principales locales y regionales que tuvieron presencia relevante en el movimiento, y hacer un seguimiento de los apellidos de sus lideres principales. Una parte importante de la etnografia religiosa permiti6 captar la "conciencia milenaria y mesiiinica" de los Hatun Soras. En sus mitos, subyace la idea de la precariedad de los tiempos y de la inminencia, principalmente, de la catistrofe. Consideramos que el Toro Velay, en la fiesta patronal de "San Bartolomk", es una de las expresiones rituales trasformadas de la escatologia antigua. Otro elemento importante por considerar es el significado escatol6gico de la Danza de las Tijeras, a cuyos intkrpretes se tiene que dar fuerza peri6dicamente a travcs del ritual de Pcichn Mcrstciy. TambiCn es una practica permanente dar nuevamente vida a los dioses que, de vez en cuando, pierden poder, lo que es un anuncio del fin del mundo: la disminuci6n de nieve en la colina sagrada Qarhuarazo es una notificaci6n del Apocalipsis y de la llegada de la secta evangklica. La espiritualidad del fin del tiempo entre 10s nativos contemporineos de Hatun Soras es traducida en el hecho de que el Kay Pcicha (mundo plano o dimensi6n horizontal, lugar donde los nativos viven) desapareceri, cataclismo c6smico que es inminente. Y, en el futuro, esti la idea de que algunos seres alados volverin (seri la edad del "Dios Espiritu"). Esta "conciencia milenaria" contemporanea, a su vez, nos ayuda a comprender y comparar la cosmologia del Tcrki Onyoy. La diferencia entre la "conciencia milenaria y mesiinica" del Erki Onyoy y la actual estriba en que, en aquel movimiento, la esperanza de la regeneraci6n predominaba. Hoy, en cambio, la ideologia de la catiistrofe sobresale y puede ser consecuencia de la influencia, aunque inicial, de la secta evangdica. Asi, el movimiento milenarista del Tcrki Onqoy no solo fue un evento epis6dico (de poca duration), sino que, hasta el dia de hoy, la "conciencia milenaria" es parte de la religiosidad de los pueblos andinos. Del estudio que hicimos sobre el Tuki Onyoy y de la evaluaci6n de las distintas lineas de investigacicin sobre los movimientos socio-religiosos indigenas de la 6poca colonial temprana, en MesoamCrica, especialmente en el irea maya, en Brasil, en el Area andina y entre los guaranies del Paraguay, notamos que estas tienen como regla dos indicadores que se encuentran entre dos polos: - la presencia o ausencia de la situaci6n de contacto como factor decisivo para el surgimiento de estos movimientos, y

8 Ranulfo Cavero Carrosco - el hfasis que se pone en el estudio de los factores hist6ricos relacionados con el contacto o la estructura (las relaciones simb6licas de orden cultural). o en ambos al mismo tiempo, en su relacion dialectics (Turner 1993). Cornplenientariamente. se destacan. en estas investigaciones. algunas hreas tem6ticas de mayor atenci6n. Encontranios hasta custro importantes lineas de investigacicin. La linea ideol6gico-religiosa. el abordaje sociol6gico tradicional, la linea historicista y la lectura historico-religiosa. Cada una de estas cuatros lineas de investigacicin importantes dio knfasis a aspectos diferentes de los moviniientos socio-religiosos indigenas de la AmCrica colonial que. en realidad, estin articuladas entre ellas. Asi, ellas contribuyeron, en gran pane, cada una en su tiempo y ahora, en la comprension e interpretacicin. Una investigacion integral de estos movimientos no puede dejar evaluarlos bajo la luz de enfoques nuevos y hechos empiricos concretos. For ejemplo, es pertinente considerar algunas de las respirestas te6ricas interesantes que fueron llevadas a cabo por la "linea ideol6gico-religiosa" (Schaden, Melii, MCtraux, P. Clastres, H. Clastres): el enfasis en la estructura; la existencia del mito enigmitico de la "tierra sin mal" entre los Tupi-guaranies antes de la conquista; la necesidad de ir mas all5 del padr6n clhsico de mesianismo teniendo en cuenta -tambih- las fricciones internas que crearon la situation de "opresi6nm e incertidumbre; y la position que propone que el profetismo est5 arraigado en la religion tradicional, en la cual halla sus fundamentos miticos y las categorias para su expresion concreta e hist6rica. El "abordaje sociol6gico-traditional" (seguido por Maria Isaura Pereira de Queiroz y Rene Ribeiro) permite destacar el papel extraordinario que el profeta desempeiia como lider y el hecho de no descuidar la dimension socio-politica de los movimientos mesianico-milenarios (que igualmente es una observaci6n que hicieron los que postularon la "linea historicista" y, desde otro angulo, Alicia Barabas). La "linea historicista" (seguida por Wachtel y Vainfas) realza el milenarismo como un movimiento contra-aculturativo que coincide con otros abordajes. Pero consideramos mis adecuado hacer una "lectura historico-religiosa" (corno Barabas y Porro) para considerar varios aspectos, como las luchas indigenas emprendidas desde la conquista como "utopias concretas", la crisis del rzotizo.s c6smico y social, y el rnito tradicional que entra en la historia para traducir e interpretar el significado ca6tico de la situaci6n colonial. Encontramos interesante la propuesta del tkrmino "mesiinicomilenarista" para referirse a 10s movirnientos socio-religiosos y resaltar el niilenarisnio corm una expresion nativista de identidad etnica. La sugerencia de la existencia de una traclici6n indigena "mesiinico-milenarista" como pa-

9 Resetia dr6n estable de respuesta para situaciones de crisis social, que Ilamamos "conciencia mesi6nica y milenaria", fue tomada de Robin Wright (1996). La sumaria evaluaci6n de estas lineas de investigaci6n demuestra la gran trascendencia que el estudio de estos movimientos tiene para entender la din& mica de la historia y de la cosmologia indigena, como tambicn la relevancia que las categorias y 10s conceptos de "milenarismo", "mesianismo", "profetismo" y "escatologia" tienen para la antropologia, y es esencialmente rica dentro de un enfoque integral que relaciona estructura e historia y mito e historia. Particularmente, es pertinente, para 10s prop6sitos que nosotros definimos en esta investigation, ir miis all6 del enfoque ideologico y llevar a cabo una lectura historica de los movimientos milenaristas indigenas de la colonia temprana, centrar la atencidn en el estudio de las variables culturales (especificamente en la religi6n nativa y en la vision del mundo) y recordar que, en estos movimientos, la ideologia religiosa es el fundamento para la compresion del mundo social, germen de la rebelion y guia para la acci6n colectiva. REFERENCIAS Raizulfo Crrvero Crrrrasco HILL, Jonathan (editor) 1988 Rethinking History and Myth: Indigenous South American Perspectives on the Past. University of Illinois Press. SAHLINS, Marshall 1987 llhas de Historia. Rio de Janeiro: Jorge Sahar (ed.). SULLIVAN, Lawrence 1988 Icanchus's Drum. An orientation to Meaning in South American Religions. Nueva York: MacMillan Press. TURNER, Terence 1993 "De Cosmologia a Historia: resistencia, adaptacao e consciencia social entre os Kayapo". En Eduardo Viveiros de Castro y Manuela Carneiro da Cunha (eds. ). Amazonia. Etnologia e Historia Indigena. NHII UP-FAPESP. WRIGHT, Robin Michel "Aos que vao nascer. Uma etnografia religiosa dos indios Baniwa". Tesis (de Livre Docencia). Universidad de Estadual de Campinas. Sao Paulo.

10

SitemapEps1 10.0 Earthquake | Български | Men's Dance Shoes