Mauricio Vallejo Márquez


Save this PDF as:
 WORD  PNG  TXT  JPG

Tamaño: px
Comenzar la demostración a partir de la página:

Download "Mauricio Vallejo Márquez"

Transcripción

1 Mauricio Vallejo Márquez UNO Te encontré con la nieve aún queda en el verano y contando las estrellas con tu dedo, perdiendo la cuenta antes de llegar a mil. Esos días no hubieron flores, ni dulces, ni el arrullo de los pájaros pero sí un corazón agitado que guardabas en un zapato viejo y lo sacabas a cada tanto de tu ropero mientras te peinabas. Allí aprendiste a esconder los tratos y los sueños Y allí yo aprendí a amarte. Cada mañana el sol me ponía la camisa y me daba una palmada para salir, reunía los pocos billetes y esperaba al canto de los árboles el bus hasta que bajabas y el pecho me brotaba de tormenta al verte con la sonrisa de siempre y esa mirada de venada eterna te entregaba mi destino y a andar nos dábamos. Esos días fueron de brisa y sol, en esos días te amé. Ahora que los años nos ahuyentan nadie sabe que aquellas mañanas, juntos, abrimos la aurora sin saberlo en plena llovizna castaños nos hicimos y nos auguramos el amor con aquellos besos. Hoy los años no tienen fila ni promedio pero aquilataron esa tierna entrega de saber amarte. 103

2 CINCO (Apuesta) Ahora que sobre la mesa solo queda la silente baraja y el rumor de algunos dedos paseo con mis ojos los surcos duros de mi rival, los párpados caen y mi mano vacía. No queda más de valor para apostar sino la vida. Despacio y como arrullo arrojan dos cartas. Quedan tres, pero detiene su pulmón. Apenas tiene frío y sólo hay un sol en la mesa. Ya quiero cambiar mi reina con sus ocho espadas, que todo un ejercito acampe rojo y con banderas pero no este 2 de corazones, sin escala ni color solo pareja y a mi rival se le escapa el honor por la frente. Juego la mesa y la vida, él un ruido con su hombría antes de darme la mano resignado. 104

3 DIEZ Hoy me acordé de ti, del paso por los valles de tu cuerpo de tu mundo inconquistable donde quedaron mis palabras de la ancha aurora que gemía por tus labios, de tu aliento leve y en urgencia por callar mi voz con un beso. Me acordé de ti y de tu reflejo de cascada con tus manos juntas y tus ojos en mis ojos. Mi frente lleva tu nombre y recorre mi barba como la luz, tanto como un beso, pues al verme te veo, tus mejillas en las mías y tu nariz esculpida. Vas en mí, como yo aún estoy en ti y así mi nombre porque me recuerdas tanto, tanto como yo. Me acorde de ti jugábamos al amor entre caricias mordiendo nuestros días con la noche estrechando nuestros cuerpos amándonos. Ese corazón que nos entregamos y yo llevo justo aquí en el pecho y lo lustro con los sueños de los días así llevas tu el mío guardadito por los años. Hoy me acordé de ti. 105

4 TRECE Apenas anuncias el alba con tu voz y yo te veo guardándome el alma entre tu pecho y tú meciendo en tu pie mí deseo despacio, tan despacio y en giro apacible hasta interrumpirte, mientras tu ancho azabache pelo apenas en lenta onda cuandoríes. Tus manos entran en discusión con el viento como una gacela blanca que apenas se marcha y vuelve. Tan lejos estás que sólo la palabra te acerca tan lejos y sabes que te observo y que muero cada vez más porque mi silencio te grita todo y tú no lo escuchas. 106

5 DIECINUEVE Ibas sola, hiriendo a la tarde al ver sobre tu hombro. Alzando tus pies en silencio cruzabas el mar eterno de nuestras calles y allí ibas, sola, tan sola que parecías morir en la cuadra para resucitar junto a la aurora cuando se escuchaba tu voz aunque los relojes agonizaran silentes. Nunca pude llenarte de sueños porque tu soñabas sola... Te observaba abriéndote paso por los años y me miraba a mí aún quedo, a la espera cuando brotaba en mi cabello una marea al detener tus pasos para sonreírme la última tarde en que te vi el sol se sonrojó al vernos de saber amarte no queda más que eso de saber porque allí ibas sola, sin amar. 107

6 VEINTICUATRO Alguna vez soñaste que envejeceríamos juntos mientras yo escribía en una vieja agenda que llevaba atada a mi cintura, todos los solsticios que iban quedando y recuerdo bien porque cada una de sus señas comenzaba con tu nombre y acababa con el mío, sin querer y recuerdo, si, recuerdo que veríamos pasar las lunas como ahora vemos el reloj, pero los sueños no fueron suficientes y no nos vimos marcar la historia de nuestros rostros y no toleramos a nadie que no fuéramos nosotros y a pesar de todo nos volvimos a encontrar y volvimos a soñar ya en ciudades diferentes y soñamos un día con su tarde una noche con su madrugada y ya solos, dejamos de soñar. Libraste tu recuerdo, pero aún quedaba en tu pecho la llenura que sólo yo te podía dar y florecieron los árboles y en el suelo nevó el amarillo y el azul y el naranja hasta que los años se quedaron prendidos en tus pasos y nos encontramos y volvimos a soñar esos sueños que yacen con la edad que van creciendo con nosotros hasta que el mundo lento, los llega a olvidar. (Poemas del libro inédito La espera) 108

SitemapThe Bold and the Beautiful - Season 32 - Episode 93 - Ep. #8019 - January 31, 2018 Aired: January 31, 2019 | Ya veremos HD 2018 | wintrack