México, DF, a 10 de septiembre de Secretarios de la Cámara de Diputados Presentes

Advertisement
Documentos relacionados
Advertisement
Transcripción:

QUE REFORMA Y ADICIONA DIVERSAS DISPOSICIONES DE LAS LEYES DE CIENCIA Y TECNOLOGÍA, Y DEL IMPUESTO SOBRE LA RENTA, PRESENTADA POR LA SENADORA MARÍA CRISTINA DÍAZ SALAZAR, DEL GRUPO PARLAMENTARIO DEL PRI México, DF, a 10 de septiembre de 2013. Secretarios de la Cámara de Diputados Presentes Me permito comunicar a ustedes que en sesión celebrada en esta fecha, la senadora María Cristina Díaz Salazar, del Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional, presentó iniciativa con proyecto de decreto por el que se reforman y adicionan diversas disposiciones de la Ley de Ciencia y Tecnología, y de la Ley del Impuesto sobre la Renta. La Presidencia dispuso que dicha iniciativa, que se anexa, se turnara a la Cámara de Diputados. Atentamente Senadora Ana Lilia Herrera Anzaldo (rúbrica) Vicepresidenta María Cristina Díaz Salazar, senadora de la República de la LXII Legislatura del honorable Congreso de la Unión, integrante del Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional, con fundamento en lo dispuesto en el artículo 71, fracción II, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, así como en los artículos 8, numeral 1, fracción I; 164, numeral 1; 169 y demás relativos del Reglamento del Senado de la República, somete a la consideración de esta honorable asamblea la siguiente iniciativa con proyecto de decreto por el que se reforman y adicionan diversas disposiciones de la Ley de Ciencia y Tecnología y de la Ley del Impuesto sobre la Renta, en materia de incentivo a la participación del sector productivo en la inversión de ciencia y tecnología. Antecedentes Por qué invertir en investigación científica, desarrollo tecnológico o innovación? Por qué la preocupación de los países para avanzar en esta materia? Qué nos hace ser un país en vías de desarrollo o economía emergente? Cómo evitar la llamada fuga de cerebros de nuestro país? Evidentemente las preguntas son muchas y en la mayoría de las veces, con respuestas sórdidas e inverosímiles de las causas del atraso de nuestro país en todos los aspectos: social, económico, científico, político, etc. Sin duda es necesario para poder responder esos y más cuestionamientos que exista un compromiso de todos los sectores sociales y económicos, con la rectoría del gobierno. El Estado como garante de la inversión y el desarrollo del país, debe buscar asociar de manera eficiente tanto la riqueza como el ingenio para lograr afrontar los retos que se nos presentan como nación para mejora de los mexicanos. Justificación de la propuesta Vemos que en muchas ocasiones existe una disociación entre el sector productivo con el académico o de investigación; la oferta laboral dista en ocasiones de la oferta educativa y el desarrollo en diversos ámbitos del conocimiento en nuestro país. Por tanto, el país acaba importando tecnología, ciencia e innovaciones; y, por otra parte se llega a exportar cerebros, perdiéndose la oportunidad de crecimiento económico y desarrollo.

Por otra parte, también existe la idea de que el gobierno, sea quien deba invertir en el desarrollo tecnológico, científico y de innovación. Desgraciadamente en un Estado paternalista al que el mexicano se encuentra acostumbrado, se espera que la inversión o los recursos estatales se inviertan en diversos rubros, entre ellos, en el otorgamiento de subsidios que benefician indiscriminadamente a la sociedad y no cumplen su finalidad. Es importante y necesario que todos los sectores (económico, social, científico, y gubernamental) se interrelacionen horizontal y verticalmente, que sean más eficientes los recursos en cuanto a su destino y aplicación; se de mayor transparencia del gasto y se pueda acreditar el beneficio del mismo no solo hacia uno de los beneficiarios, sino hacia todos los ciudadanos mexicanos. Nuestro país pertenece a diversos grupos u organizaciones económicas (TLCAN, OCDE, etcétera) y, desafortunadamente en materia de desarrollo y de inversión tecnológica y científica nos encontramos en los últimos lugares. Por ejemplo según datos del Banco Mundial 1 en 2009 en la región de América Latina y el Caribe tuvo en promedio un 0.78 por ciento de inversión del producto interno bruto, PIB, mientras que en ese mismo periodo en la región Asia oriental y el Pacífico fue del 1.54 por ciento. Por su parte la OCDE (por sus siglas en inglés, Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos) en promedio destinó el 2.51 por ciento del PIB. Sin duda marca una gran diferencia entre los miembros de dicho organismo y el resto de las economías. Pero existen grandes diferencias aún dentro de los miembros de la OCDE en cuanto a recursos destinados (públicos y privados) al desarrollo de investigación, de tecnología e innovación. Por ejemplo Japón 2 destina el 3.44 por ciento de su PIB, de los cuales el 78.2 por ciento proviene de inversión privada y el 15.6 por ciento de recursos públicos; mientras que nuestro país invierte el 0.47 por ciento del PIB siendo que la inversión privada corresponde a un 35.4 por ciento y el gasto público destinado corresponde a 59.6 por ciento de ese total. Sin duda ejemplos como la nación nipona (entre los que podemos encontrar a Suecia, Canadá, Finlandia, Estados Unidos) en donde la economía entiende la necesidad de invertir recursos privados y públicos es prioritaria para el desarrollo de la población y del país en su conjunto. Es importantísimo que se lleve a cabo la aplicación de recursos de naturaleza mixta (públicos-privados) para que se dé un verdadero desarrollo y crecimiento tanto del sector como de la propia economía del país. Así es necesario vincular, de manera sólida y sostenida el desarrollo científico, tecnológico y la innovación como pilares para el progreso económico a través de la inversión público-privado a través de estrategias de participación de escuelas, universidades, institutos tecnológicos, centros de investigación con el sector privado. Este principio ha sido recogido por el Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018 (PND 2013-2018). 4 En el Informe General del Estado de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación emitido en 2011 se ubicó en 111 mil 65.3 millones de pesos, lo que representó, en aquel año el 0.77 por ciento del producto interno bruto 5. En dicho informe se señala que la mayor parte de los recursos invertidos fueron canalizados hacia actividades de investigación y desarrollo experimental (IDE), equivalentes al 58.9 por ciento del gasto; en segundo lugar se ubicó el rubro de educación de posgrado con 22.7 por ciento y en tercer lugar se encuentran, en ese ejercicio fiscal, el científico y tecnológico, con 18.4 por ciento. A este respecto el PND 2013-2018, establece que: Capital humano para un México con educación de calidad

Un México con educación de calidad requiere robustecer el capital humano y formar mujeres y hombres comprometidos con una sociedad más justa y más próspera. El sistema educativo mexicano debe fortalecerse para estar a la altura de las necesidades que un mundo globalizado demanda. Los resultados de las pruebas estandarizadas de logro académico muestran avances que, sin embargo, no son suficientes. La falta de educación es una barrera para el desarrollo productivo del país ya que limita la capacidad de la población para comunicarse de una manera eficiente, trabajar en equipo, resolver problemas, usar efectivamente las tecnologías de la información para adoptar procesos y tecnologías superiores, así como para comprender el entorno en el que vivimos y poder innovar. La falta de capital humano no es sólo un reflejo de un sistema de educación deficiente, también es el resultado de una vinculación inadecuada entre los sectores educativo, empresarial y social. Los trabajadores mexicanos en el extranjero pueden y alcanzan niveles de productividad sobresalientes bajo cualquier medida. Por ello, en México se debe proveer a nuestra población con la más alta plataforma para el desarrollo de sus habilidades. A diferencia de otras generaciones, los jóvenes tienen a la mano el acceso a una gran cantidad de información. Sin embargo, en ocasiones carecen de las herramientas o de las habilidades para procesarla de manera efectiva y extraer lo que será útil o importante. Nuestros jóvenes requieren un camino claro para insertarse en la vida productiva. Los mexicanos de hoy deberán responder a un nuevo paradigma donde las oportunidades de trabajo no sólo se buscan sino que en ocasiones deben inventarse. La dinámica de avance tecnológico y la globalización demandan jóvenes capaces de innovar. Ante esta coyuntura, la educación deberá estar en estrecha vinculación con la investigación y con la vida productiva del país. La nación en su conjunto debe invertir en actividades y servicios que generen valor agregado de una forma sostenible. En este sentido, se debe incrementar el nivel de inversión -pública y privada- en ciencia y tecnología, así como su efectividad. El reto es hacer de México una dinámica y fortalecida Sociedad del Conocimiento. 6 Cabe señalar que en el año de 2009 se llevó a cabo una reforma triste y regresiva a la Ley del Impuesto sobre la Renta (artículo 219) en donde fueron eliminados los incentivos previstos a las personas físicas y morales que invirtieran en el desarrollo científico, tecnológico y de innovación. Con ello se ha provocado que se acrecente el ya muy hondo y añejo atraso del desarrollo del país. Por ello en la presente propuesta no sólo se reglamenta en dicho ordenamiento el tipo de estímulo fiscal, sino que se establece además un incremento de un punto porcentual, es decir, pasando del 1 por ciento al 2 por ciento la inversión del PIB que el país (en ambos sectores públicos y privado) deberá destinar. Esto también está apoyado por lo previsto en el PND 2013-2018 cuando se señala: Además, se debe incrementar la inversión pública y promover la inversión privada en actividades de innovación y desarrollo. Los esfuerzos encaminados hacia la transferencia y aprovechamiento del conocimiento agregarán valor a los productos y servicios mexicanos, además de potenciar la competitividad de la mano de obra nacional. 7 Adicionalmente se prevé que los proyectos o sectores en los que se lleve a cabo la inversión de desarrollo de ciencia, tecnología e innovación se prefieran aquellos cuyos sectores productivos se encuentren más atrasados y, adicionalmente, estén alineados a los ejes del Plan Nacional de Desarrollo. Creemos que no es suficiente la propuesta que presentamos, pero sin duda, es un gran avance y se encuentra alineado con el Pacto por México y las políticas que se impulsan desde el gobierno de la República. Por lo expuesto, someto a la consideración de esta soberanía el siguiente proyecto de Decreto

Primero. Se reforman las fracciones IV y V del artículo 1; se reforma la fracción VII y el antepenúltimo párrafo del artículo 5; se reforman las fracciones III y V del artículo 6; se reforma el párrafo primero y se agregan dos más al artículo 9 Bis; se reforma la fracción V del artículo 12; se reforma la fracción III del artículo 25; se reforman los párrafos primero y segundo del artículo 42; así como se adiciona un último párrafo al artículo 2; se adiciona un segundo párrafo y se recorre e actual del artículo 21; todos de la Ley de Ciencia y Tecnología, para quedar como sigue: Artículo 1. I. a III. IV. Establecer las instancias y los mecanismos de coordinación con los gobiernos de las entidades federativas, así como de vinculación y participación de la comunidad científica y académica de las instituciones de educación superior, de los sectores público, social y privado para la generación y formulación de políticas de promoción, difusión, desarrollo y aplicación de la ciencia, la tecnología y la innovación, así como para la formación de profesionales en estas áreas. Las políticas diseñadas deberá tener en cuenta los sectores económicos que requieran mayor impulso, así como los ejes del Plan Nacional de Desarrollo. V. Vincular a los sectores educativo, productivo y de servicios en materia de investigación científica, desarrollo tecnológico e innovación. Dicha vinculación deberá tomar en cuenta las necesidades económicas y sociales, así como los ejes del Plan Nacional de Desarrollo. VI. a IX. Artículo 2. I. a VIII. Para el caso de lo previsto en las fracciones III, IV, V, VI y VII del presente artículo se deberá llevar a cabo un estudio que determine las necesidades de los sectores productivos a fin de alinear la investigación y desarrollo de la ciencia, tecnología e innovación a dichas necesidades, tomando en cuenta los ejes establecidos en el Plan Nacional de Desarrollo. Artículo 5. I. a VI. VII. Tres representantes del sector productivo que tengan cobertura y representatividad nacional, mismos que serán designados por el Presidente de la República a propuesta del Secretario de Economía, y se renovarán cada tres años. Se deberá preferir a sectores productivos que requieran mayor participación y que tenga relación a los ejes del Plan Nacional de Desarrollo; VIII. y IX. Asimismo, el Consejo General contará con la participación a título personal de dos miembros que se renovarán cada tres años y que serán invitados por el Presidente de la República, a propuesta del Secretario Ejecutivo. Estos miembros tendrán derecho a voz y voto y podrán ser integrantes del sector científico y

tecnológicopreferentemente que tengan relación con sectores económicos y de desarrollo que requieran mayor participación y que se encuentren debidamente alineados a los ejes del Plan Nacional de Desarrollo.Para formular dichas propuestas, el Secretario Ejecutivo llevará a cabo un procedimiento de auscultación, conjuntamente con el Coordinador General del Foro Consultivo, de tal manera que cada una de dichas personas cuente con la trayectoria y méritos suficientes, además de ser representativos de los ámbitos científico o tecnológico. Artículo 6. I. a II. III. Definir prioridades y criterios para la asignación del gasto público federal en ciencia, tecnología e innovación, los cuales incluirán áreas estratégicas y programas específicos y prioritarios, preferentemente de aquellos que se encuentran más atrasados y que se encuentren alineados a los ejes del Plan Nacional de Desarrollo; a los que se les deberá otorgar especial atención y apoyo presupuestal; IV. V. Aprobar el proyecto de presupuesto consolidado de ciencia, tecnología e innovación que será incluido en donde sean incluidos recursos otorgados por particulares, en los términos de las disposiciones aplicables, en el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación y emitir anualmente un informe general acerca del estado que guarda la ciencia, la tecnología y la innovación en México, cuyo contenido deberá incluir la definición de áreas estratégicas y programas prioritarios; así como los aspectos financieros, resultados y logros obtenidos en este sector; VI. a XI. Artículo 9 Bis. El Ejecutivo federal y el gobierno de cada entidad federativa, con sujeción a las disposiciones de ingresos y gasto público correspondientes que resulten aplicables, concurrirán al financiamiento de la investigación científica y desarrollo tecnológico. Las autoridades fomentarán la participación de la inversión privada en los términos del presente artículo. El monto anual que el Estado federación, entidades federativas y municipios con la participación de particulares, destinen a las actividades de investigación científica y desarrollo tecnológico, deberá ser conformado bajo los siguientes criterios, a fin de lograr, preferentemente el 2 por ciento del producto interno bruto, a través de los siguientes componentes: I. El monto equivalente al 1 por ciento del producto interno bruto deberá ser aportado por la federación, los estados y municipios; y, II. Un 1 por ciento del producto interno bruto por aportaciones que lleve a cabo la iniciativa privada en el sector. El Estado deberá crear mecanismos tributarios y financieros para fomentar la participación de la iniciativa privada en el sector y lograr el porcentaje señalada en el párrafo anterior.

Artículo 12. I. a IV. V. Las políticas, instrumentos y criterios con los que el gobierno federal fomente y apoye.la investigación científica, el desarrollo tecnológico y la innovación deberán buscar el mayor efecto benéfico, de estas actividades, en la enseñanza y el aprendizaje de la ciencia y la tecnología, en la calidad de la educación, particularmente de la educación superior, en la vinculación con el sector productivo y de servicios, tomando en cuenta las necesidades reales de los sectores económicos y que se encuentren alineados al Plan Nacional de Desarrollo; así como incentivar la participación equilibrada y sin discriminación entre mujeres y hombres y el desarrollo de las nuevas generaciones de investigadores y tecnólogos; VI. a XX. Artículo 21. El programa deberá tomar en cuenta las necesidades de los sectores productivos más atrasados y que se encuentren alineados al Plan Nacional de Desarrollo. I. a II. a) a g) II. a V. Artículo 25. I. y II. III. Los recursos de estos fondos deberán provenir del presupuesto autorizado de la dependencia o entidad interesada, o de contribuciones que las leyes determinen se destinen a un fondo específico. Dichos recursos no tendrán el carácter de regularizables. Las secretarías o entidades aportarán directamente los recursos al fideicomiso en calidad de aportantes, informando a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público de dichas aportaciones. Asimismo; podrán integrase con aportaciones complementarias de terceros, en particular empresas de los sectores productivos y de servicios y organismos internacionales, otorgándose el estímulo fiscal previsto en el presente ordenamiento y en el artículo 219 de la Ley del Impuesto sobre la Renta; IV. y V.

Artículo 42. El gobierno federal apoyará la investigación científica y tecnológica que contribuya significativamente a desarrollar un sistema de educación, formación y consolidación de recursos humanos de alta calidad en igualdad de oportunidades y acceso entre mujeres y hombres, y que tome como base los sectores económicos que requieran mayor desarrollo, así como la oferta laboral. La Secretaría de Educación Pública y el Conacyt establecerán los mecanismos de coordinación y colaboración necesarios para apoyar conjuntamente los estudios de posgrado, poniendo atención especial al incremento de su calidad, las necesidades de desarrollo de los sectores productivos y económicos; la formación y consolidación de grupos académicos de investigación, y la investigación científica básica en todas las áreas del conocimiento y el desarrollo tecnológico. Estos mecanismos se aplicarán tanto en las instituciones de educación superior como en la Red Nacional de Grupos y Centros de Investigación. Segundo. Se reforma el cuarto párrafo del artículo 31; se reforman los párrafos tercero y cuarto de la fracción III del artículo 176; y se reforma el artículo 219 todos de la Ley del Impuesto sobre la Renta, para quedar como sigue: Artículo 31. I. a) a f) El monto total de los donativos a que se refiere esta fracción será deducible hasta por una cantidad que no exceda del 10 por ciento de la utilidad fiscal obtenida por el contribuyente en el ejercicio inmediato anterior a aquél en el que se efectúa la deducción. II. a III. IV. a XXIII. Artículo 176. I. a II. III. a) a f)

Tratándose de donativos otorgados a instituciones de enseñanza o de investigación científica, tecnológica o innovación serán deducibles siempre que sean establecimientos públicos o de propiedad de particulares que tengan autorización o reconocimiento de validez oficial de estudios en los términos de la Ley General de Educación, se destinen a la adquisición de bienes de inversión, a la investigación científica o desarrollo de tecnología, así como a gastos de administración hasta por el monto, en este último caso, que señale el Reglamento de esta ley; se trate de donaciones no onerosas ni remunerativas, conforme a las reglas generales que al efecto determine la Secretaría de Educación Pública, y dichas instituciones no hayan distribuido remanentes a sus socios o integrantes en los últimos cinco años. El monto total de los donativos a que se refiere esta fracción será deducible hasta por una cantidad que no exceda del 10 por ciento de los ingresos acumulables que sirvan de base para calcular el impuesto sobre la renta a cargo del contribuyente en el ejercicio inmediato anterior a aquél en el que se efectúe la deducción, antes de aplicar las deducciones a que se refiere el presente artículo. IV. a VIII. Artículo 219. Se otorga un estímulo fiscal a los contribuyentes del impuesto sobre la renta, consistente en aplicar un crédito fiscal equivalente al monto que, en el ejercicio fiscal de que se trate, aporten a proyectos investigación científica, desarrollo tecnológico o innovación, contra el impuesto sobre la renta o el impuesto al activo que tengan a su cargo en el ejercicio en el que se determine el crédito. Este crédito fiscal no será acumulable para efectos del impuesto sobre la renta. En ningún caso, el estímulo podrá exceder del 10 por ciento del impuesto sobre la renta a su cargo en el ejercicio inmediato anterior al de su aplicación. Cuando dicho crédito sea mayor al impuesto sobre la renta o al impuesto al activo que tengan a su cargo en el ejercicio en el que se aplique el estímulo, los contribuyentes podrán acreditar la diferencia que resulte contra el impuesto sobre la renta o el impuesto al activo que tengan a su cargo en los diez ejercicios siguientes hasta agotarla. Para los efectos de este artículo, se considerarán como proyectos de inversión en la producción cinematográfica nacional, las inversiones en territorio nacional, destinadas específicamente a la realización de una película cinematográfica a través de un proceso en el que se conjugan la creación y realización cinematográfica, así como los recursos humanos, materiales y financieros necesarios para dicho objeto. Para la aplicación del estímulo fiscal a que se refiere el presente artículo, se estará a lo siguiente: a) Se creará un Comité Interinstitucional que estará formado por tres representante del Consejo de Ciencia y Tecnología, uno de la Secretaría de Economía, uno de los sectores productivos y económicos del robra de investigación científica, desarrollo tecnológico o innovación del que se trate y uno de la Secretaria de Hacienda y Crédito Público, quien presidirá el Comité y tendrá voto de calidad. b) El monto total del estímulo a distribuir entre los aspirantes del beneficio, no excederá de 5000 millones de pesos por cada ejercicio fiscal ni de 20 millones de pesos por cada contribuyente y proyecto de inversión en la investigación científica, desarrollo tecnológico o innovación relacionada a los sectores

productivos prioritarios o que requieran mayor inversión y que se encuentren alineados al Plan Nacional de Desarrollo. c) El Comité Interinstitucional publicará a más tardar el último día de febrero de cada ejercicio fiscal, el monto del estímulo distribuido durante el ejercicio anterior, así como los contribuyentes beneficiados y los proyectos por los cuales fueron merecedores de este beneficio. d) Los contribuyentes deberán cumplir lo dispuesto en las reglas generales que para el otorgamiento del estimulo publique el Comité Interinstitucional. Transitorio Único. El presente decreto entrará en vigor el día siguiente al de su publicación en el Diario Oficial de la Federación. Notas 1 http://datos.bancomundial.org/tema/ciencia-y-tecnología 2 http://geo.virtual.vps-host.nrt/siicyt/cecy/tema2 3 httd://pnd.aob.mx 4 Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018, página 68 http://pnd.gob.mx/wp-content/uploads/013/05pnd.pdf 5 Informe General del Estado de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación, página 17 http://www.siicyt.gob.mx/siicyt/docs/estadistica3/inform e2011/informe_2011pdf 6 Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018, página 17. http://pnd.gob.mx/wpconten/uuploads/2013/05/pnd.pdf 7 Ibídem, página 68. Dada en la sede del Senado de la República, a los 10 días del mes de septiembre de 2013. Senadora María Cristina Díaz Salazar (rúbrica)

SitemapBrygada (1989) Brigada | Apple Inc: Business Strategies That Drive the Brand's Global Success | Juni 2015